1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

miércoles, 22 de octubre de 2014

NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA

    Tal como están ahora las cosas en la casa después de los últimos acontecimientos con la bronca entre Omar y Paula a cuenta de si la hawaiana insultó a Lucía el otro día usando con intención o no el término putanesca, entre otras cosas, no me queda más remedio que volver la vista atrás hasta el domingo pasado para entender en dónde estamos y confirmar de paso lo dicho en semanas anteriores que no hay mucho que rascar con los debates, y que de algún modo, en su mayor parte, este último fue una repetición - o una continuación embarullada e innecesaria - de la gala de jueves para dejar patente, otra vez, lo equivocado del concurso de Lucía y la decepción que supuso su paso por Guadalix para aquéllos que creímos ingenuamente que sería una concursante distinta y esperanzadora de cara al programa y que cumpliría su misión siguiendo el lema "nadie dijo que fuera fácil" tatuado en su brazo.  

    Tal vez después de la lógica reflexión durante el fin de semana en su casa, Lucía se presentó en el debate del domingo admitiendo que le fallaron las formas pero sin renunciar en ningún momento al fondo de la cuestión.  Ahora mismo después del episodio que está en el candelero del posible insulto, malintencionado o simplemente una broma, que Paula le dedicó al comentar en la cocina a cuenta de la pasta que la "putanesca" está fuera de la casa, algunos estarán dándole ahora la razón convencidos de que el papel de santita sufridora que para muchos representó la hawaiana mientras ella estuvo en casa no era tal. 

    Volviendo con la entrevista que le hacía Jordi el domingo en el debate, y asumiendo que va a ser difícil como vemos cerrar capítulo con este triángulo amoroso y aún no estamos, me temo, ni a la mitad de la historia; surgió de nuevo la pregunta de cómo fue capaz de arrastrarse de esa manera ante Omar después de lo visto desde casa y de que había confirmado a la Milá en el plató el mismo día que entró en el concurso que ella se presentaba para cumplir su sueño de estar en GH y ganarlo si era posible, y tras afirmar con aparente seguridad en aquel momento que no quería saber nada de su ex. Ella volvió a repetir que entró con esa idea, pasar de Omar, pero en cuanto vio que podía recuperarlo sus sentimientos pudieron más y no se lo pensó dos veces asegurando sin asomo de duda que por verdadero amor (lo que ella entiende por amor, claro) sí es capaz de arrastrarse y lo que haga falta. Como así fue.  Explicó además que a Paula le pediría disculpas por lo del confesionario cuando saliese del concurso, y ante la pregunta de Jordi de porqué no lo hizo en la despedida el día de su expulsión, negándose incluso al generoso e interesado ofrecimiento del presentador para que se disculpase en ese mismo momento en una conexión en directo con la casa, argumentó con mucha razón y sentido que hacerlo ahora perjudicaría a Omar y a Alfredo en su concurso.
   Lo mismo que en la gala del jueves, para contraponer el argumento de que Omar parecía reflejar más ilusión y se había mostrado más apasionado con Paula que con ella, ilustrando el programa esta afirmación con una serie de vídeos comparativos de cómo eran los encuentros con una y con la otra, un difícil órdago para cualquiera en esa situación, ella insistió en la idea de que ellos habían roto unos días antes y no eran pareja cuando él entró en la casa. Al final obtuvo una pequeña victoria con los resultados de la encuesta que Jordi dio a conocer respecto a la pregunta que se planteó a los internautas al comienzo del debate sobre si Omar volvería a caer con Paula o seguiría fiel a Lucia ahora que ella estaba fuera del concurso. Ganó la opción de la fidelidad del de la gorrilla con un cincuenta y tantos por ciento a favor. Ella, como si fuese una señal, sonrió con satisfacción ante la primera vez en que las cosas se mostraban con viento favorable a sus tesis.  Siempre claro, que Omar sea capaz de dominar el furor de su entrepierna y cumpla sus promesas eternas de amor a la que será, esta vez parece que sí, la futura madre de sus hijos. Unas promesas que viniendo de quien vienen y después de ver que es muy dado a prometer el cielo y la gloria a las primeras de cambio con hechuras de galán de telenovela barata de sobremesa, no creo que haya nadie con dos dedos de frente, y su novia la primera por mucho que asegure confiar en su novio, que se atreva a poner la mano en el fuego por él en estos temas. Algunos, y no pocos, no la ponen ni por sí mismos. 

    Además, y ahora viene lo bueno teniendo en cuenta entre otros el episodio con el término putanesca dirigido a la novia de Omar por parte de hawaiana y el duro enfrentamiento de éste con ella al enterarse de lo ocurrido, las cámaras nos muestran desde el jueves pasado a una Paula que sin Lucía dentro como enemiga íntima ha vuelto poco a poco a las andadas, y ya no puede aprovechar el viento favorable que suponía jugar con el papel de víctima.  Irónicamente la expulsión de Lucía, su mayor deseo, y sólo hay que ver su indisimulada satisfacción cuando ella se marchó de Guadalix, puede convertirse en el mejor argumento para que la hawaiana se aleje del premio final, porque al desaparecer el foco en negativo de la expulsada con su actitud censurable y constante hacía ella mientras estuvieron juntas en la casa, vuelven a resaltar en primer plano muchos de los defectos que mostraba Paula antes de entrar Lucía y por los que estuvo bastante cerca de ser expulsada la primera semana cuando compartió nominación con Paco.  Y no sólo hablo del supuesto insulto a Lucía con la dichosa palabreja, un desliz que tarde o temprano cometería desde la seguridad engañosa de sentirse triunfadora y sin poder disimular como dije su alegría exaltada desde que su enemiga salió expulsada.  

    El momento más delicado en las batallas de la vida, y también en las de verdad, se produce por no saber gestionar convenientemente los beneficios de la victoria, cuando emborrachado de vanidad y confianza el triunfador suele bajar la guardia y corre el peligro de dar pasos en falso que le impidan al final ganar la guerra, que es lo importante. Ahora sería el momento de controlarse y no entrar al trapo a Omar, que pierde toda razón con su reacción desproporcionada - a lo mejor es lo que busca -, pero al mismo tiempo ella debería cuidar esos detalles, en las cosas que dice y hace, que dependiendo del tono utilizado y del momento puedan parecer provocadores de cara a los compañeros y a ojos de la audiencia. Sobre todo teniendo en cuenta que en la casa hay expertos en avivar, como pudimos comprobar de nuevo con los de siempre - Fran, Shaima o Vitín - cualquier pequeña llama para que se declare un incendio de grandes proporciones imposible luego de apagar, y que el terreno ganado se quedé en nada.
    Curiosamente otro de los beneficios de la entrada, y posterior expulsión de Lucía, es la transformación de Omar. Dejando a un lado la explosión contra Paula, y también la rajada con Yoli acompañando como escudero de lujo a Vitín y Alfredo en el ataque desproporcionado e injusto a la prima rubia, los tres a la vez, cuando acabó la gala del jueves, Omar había suavizado su actitud y mejorado en general su relación con los compañeros. Por supuesto me refiero a todo lo que un personaje como él puede suavizar su convivencia, claro, que todavía colea en nuestros oídos el comentario de “¡cuánto puterío!” refiriéndose a Paula en sus acercamientos con Luis, o curiosamente la última bronca con ella por insultar esta supuestamente a Lucía teniendo en cuenta el comentario anterior.  Resumiendo, que en esta vida no hay mal que por bien no venga o viceversa, y la ausencia de Lucía aleja a la hawaiana del maletín final al no tener nadie a la contra para que empaticemos con su desdicha y ahora vuelve a ejercer ese protagonismo con voz impostada - ¡muero de amoool! - que tanto molestaba a una parte importante de los telespectadores y a algunos de sus compañeros.  Y sin embargo, hasta el día de la bronca con Paula por el insulto a su novia, parecían aumentar las posibilidades de que Omar aguantase más tiempo en el concurso, en gran parte por el morbo de comprobar si volverá a haber tema con ella, no nos engañemos, lo que sería una condena segura para los dos, sobre todo para Paula, y porque hasta ahora mismo hay otros en la casa que nos urge mandar junto a Mercedes cuanto antes, entre ellos y en cabeza su compañero de trío Vitín.

    Vitín cada día que pasa sube un peldaño más en el podio de la animadversión de los espectadores camino de alcanzar el primer puesto, y para colgarse la medalla al mérito del concursante más patético de este año. Y si nada lo remedia, ni falta que hace, después de Alfredo, que tiene todas las papeletas para irse esta semana, tiene muchas posibilidades de ser el próximo en la lista para que tenga la oportunidad de imitarse a sí mismo en el plató de telecinco.  Tengo unos deseos enormes de ver como se hace un autorretrato cara a cara con la jefa Milá.  Todo esto lo digo, y lo vaticino con tanta seguridad al estilo pitonisa Loli, porque pasado mañana en la gala del jueves el trío del gran Omar se convertirá en pareja si se va Alfredo, y volverán a estar nominados salvo que consigan la inmunidad o nos cambien el sistema de votaciones. Lo lógico, si esto ocurre, es que en esta ocasión se exponga Vitín, siempre que el sobrado de Omar no decida tomar una decisión tipo “¡Olé por mis huevos!” y exponerse él, cosa que no creo. Así que el Carlos Latre de Guadalix tendría un pie y medio fuera excepto que ocurra algo extraordinario y que otros posibles nominados, Paula o Shaima por ejemplo, metan la pata hasta el cuello, o incluso Fran si sale a la palestra, algo que dudo.

    Aunque me tengo por persona racional, como buen gallego soy supersticioso en algunas cosas, y como dicen en mi tierra acerca de las meigas, "creer no creo pero haberlas hailas”. Así que tengo mis reservas con el tema esotérico y no me cuesta reconocer que suelo seguir, divertido y con cierto interés, los temas de brujería, magia y espiritismo que en la casa surgen con frecuencia alrededor de la pitonisa Loli, como la otra noche en que algunos estaban sentados en el jardín mientras hablaban de estos temas como en una mesa redonda al estilo Quinto Milenio y la cordobesa, entre otras muchas cosas, aseguraba  sin género de dudas que en mi tierra, Galicia, existen todavía aquelarres de brujas (meigas precisó ella) en las noches de luna llena.   
    Lo de mis reservas con estos temas lo digo por la forma retorcida en que enfoqué el episodio del espejo roto por las primas cuando asistía entretenido al agobio que pillaron por hacer cuanto antes un conjuro para evitar la posible maldición que caería sobre ellas, sobre todo al contemplar la angustia de Alejandra, que se sentía responsable de romperlo al lanzar unas pinzas y por culpa de este hecho veía en peligro de expulsión a su prima el próximo jueves. Sobre todo después de que la pitonisa Loli, a quien creen ciegamente en estas cosas, les confirmase que romper un espejo traía mala suerte y consecuencias negativas si no hacían algo por remediarlo.  Ella les explicó cómo hacerlo y se fueron las dos al confesionario a solicitar al súper que les ayudasen a realizar el ritual que les había aconsejado Loli para evitar la maldición, y que consistía en envolver los trozos rotos de cristal en un paño y tirarlos a un río. O algo así. Como estaban las dos muy nerviosas, sobre todo Alejandra, temiendo por la mala suerte de su prima a causa de su torpeza, no fueron capaces de hacerse entender demasiado bien sobre los pormenores del asunto. Más tarde, como experta, fue Loli al confesionario para explicar al súper con precisión la manera de realizar el ritual.  En ese momento fue cuando pensé que la maldición del dichoso espejo roto, en cuanto se resolviese el conjuro a favor de las primas, se trasladaría al trío de Omar y serían éstos los que sufrirían sus consecuencias después del comportamiento impresentable que tuvieron con ellas, en concreto con Yoli, después de la gala del jueves.  Es lo que hay.
   Antes de acabar y teniendo en cuenta el tema este de los conjuros y que se va Alfredo el jueves con mucho merecimiento, salvo sorpresa mayúscula, un concursante que se pone muy nervioso con esto de las supersticiones y la brujería, no quería dejar pasar por alto su actitud en el confesionario con Yoli cuando está intentó como pudo disculparse con él. En ningún momento le dio la mínima oportunidad, y al revés, la acusó de hacerse la buena para dejarlo a él en mal lugar mostrando una reacción impresentable que dice mucho del personaje y muy alejada de aquélla actitud beatífica de los primeros días. Pero en realidad a quien quería rebatir es a los que piensan que la prima no debió someterlo a esa presión, pobrecillo, que había que dejarle su espacio y su tiempo.  Ella accedió a buscar este encuentro no sólo por como es ella, nada rencorosa, sino en gran parte empujada por la presión de varios de sus compañeros que le aconsejaron en plan "buenrollista" que lo solucionase con él dialogando.  Es increíble lo cegados que pueden estar algunos compañeros con este tema, y el caso es que Yoli, con toda la razón, lloraba y se quejaba en el confesionario de que en la noche que tuvo que enfrentarse prácticamente sola al trío salvaje no tuvo la compañía y la ayuda de sus compañeros cuando ella sí lo había hecho en otras ocasiones con los demás.

Forastero marulo
&&&

5 comentarios:

  1. Maruloooooooooooo, que te tengo abandonaoooooo. Ays, no te enfades conmigo eh, es que entre lo poco que veo y que aquí me gusta comentar como dios manda, con unos cuantos párrafos bien estructurados y eso jajaja, para estar a tu altura que lo explicas todo tan bien y tan ordenadito... pues eso, que me lo tengo que tomar con calma. No he leído la entrada, lo dejo para más tarde cuando tenga más tiempo. Un beso Forastero.

    ResponderEliminar
  2. no hay mal que por bien no venga... ni nadie que lo resista. jejejeje. pos yo sí voy a leerte ahorica. con mi cafesito.

    ResponderEliminar
  3. LUCÍA quien coñ... jejejeje pero casi. JURO. está la chica por pasar a la historia en menos que canta un gallo. al menos para mi que solo recuperaré su existencia si la REPESCAN, que no está descartado, más cuando al principio dijeron que NO IBA A HABER REPESCA, parece una PROMESA de que la habrá. o caeré en quien es cuando la PAULA le llame CAFETERA. porque ya puede recorrer todos los DELUXES de aquí al final que seguramente solo veré algunos vídeos y de lado. cuando SALEn SALEn Y PUNTO. han pasao a la otra vida y se me hacen viejitos enseguida.


    ni siquiera porque sigue NUESTRO OMAR EL NORMAL en la TECNOCASA me interesa lo suyo. ya que sé de firme lo que puedo esperar de esto que me tiene enganchada solo estoy para ENFRENTAMIENTOS y PAREJITAS pero de dentro.


    viste que pronto pasan a la GRADA... pero sí, obtuvo una PEQUEÑITA CONSOLACIÓN con la APP.


    pos sí. la PAUPA sin NUESTRO OMAR EL NORMAL no es la misma. y es que no tiene comparación ese MATATOROS soso como él solo, con toa la BOCAZA de conquistador del de la GORRA.


    la YOLI ta muuuuuuu tonta. a esta sí que le ha pasado el MALETÍN TREINTA VECES POR DELANTE y no se ha implicao. sigue empeña en el PRIMO TONTO, EL BAJO, como que el dinero está en la CARPETA... quién tendrá la culpa?? bueno habrá que esperar antes de decir que ha pasado su último tren. que a poco a poco hasta VICTIMA la hacen.


    como que hasta ayer??? yo quiero a OMAR EL NORMAL en la TECNOCASA, que tiren a los MUEBLES por una vez. putaneska ya! digo... cafetera!


    LOLINA NODOYUNA jajajjaja si cuando salga de aquí sigue la gente creyendose lo que le diga no va a ser toa la culpa de ella. es más bien que la gente quiere creer. no nos podemos engañar diciendo que en la calle no hay MEIGAS o gente que cree que lo es o lo finge paa ganarse la vida. y allá quién necesite creerselo. para mi creer en eso es igual que creer en cualquier dios. una excéptica perdiaperdia.


    yo también creo que se va ALFREDÍO, y no hace falta ser mu MEIGA. BESOTES. ssstupenda CRÓNICA. guapo! encantada de leerte. Y LO SABES!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Maltissa un beso también para ti. No te preocupes que también estoy, como siempre para no variar, apurado para todo y a veces no me da tiempo ni a contestar los comentarios. Ya sabes que yo no me enfado así como así por cualquier cosa, y menos con vosotras que sois de la casa, de las de siempre (jajaja me acabo de acordar de Julito de GH 10, el de la casa, el de siempre). Así que aunque no nos veamos en mucho tiempo tenéis llave de la puerta para entrar sin llamar, con decir hola es suficiente, que es lo mismo que me pasa a mí cuando voy por GH Comentado.

    Por cierto, este año he descartado de mi diccionario el verbo "enfadarse" con GH y me siento muy liberado, por lo que estoy disfrutando mucho de la edición hasta el momento.

    A ver si tengo tiempo suficiente y mis obligaciones me dejan aguantar hasta el final del concurso con el blog funcionando. Ilusión no me falta te lo aseguro. Además tengo la suerte de que hay varios concursantes que me gustan y eso da ánimos para seguir en la brecha.

    ResponderEliminar
  5. Ácrata, si ya sé que los que están fuera ya no cuentan, y en mi caso más que los deluxes y demás no los veo jamás. Así que lo que cuente esta señorita por esos aquelarres periodísticos si es que va me trae sin cuidado.

    Realmente me sigue interesando Lucía porque como voy con retraso tenía que hacer mención al debate del domingo y porque dentro de Guadalix sigue siendo una concursante virtual con mucho peso, es decir que de momento sin estar presente físicamente dentro de la casa da más juego que unos cuantos que sí lo están.

    Tu ya sabes lo alérgico que soy a las carpetas en GH, que me salen sarpullidos en la piel cuando me las pasan por los morros, pero hay que reconocer que en este caso, Lucía, incluso ausente es protagonista de la semana. Aunque sólo sea a través de Paula y Omar, provocando una bronca con el tema de la putanesca, en la que acaban implicados todos los demás de alguna manera. Unos cuantos azuzando el tema para que salte por los aires y algunos salgan perjudicados de cara al público para que caven su propia fosa. Como muy bien dice Balzac hoy en su blog, Fran en esto es un maestro.

    Con el tema de las repescas ya no digo nada, lo que le digo a Maltissa, y a ti,jeje, que no quiero enfadarme y perder nuestra apuesta de quién se enfada primero con el programa. Además por experiencia ya sabemos que Telecinco este tipo de promesas se las pasa por el arco del triunfo. No recuerdo bien si fue en GH 13 o GH14 donde nos prometieron no meter repescados al principio por boca de la Milá, promesa que luego se saltaron y por poco nos meten a toda la familia con abuela incluida.

    La prima Yoli me gusta como concursante, al menos se mueve y siempre sale en la foto, la mayoría de las veces para bien y eso que es pequeñita la muy puñetera. También es verdad que es muy cabezota con el primo ese que dice tener una personita fuera (parece que habla de un hamster o un conejito el barbillas). Es lo que menos me gusta de ella, ya lo dije en alguna entrada, pero por eso mismo vista en el conjunto también me gusta con estas imperfecciones, aunque parezca una contradicción.

    Me estoy riendo ahora mismo al pensar que cuando regrese de primera del confesionario mañana, y se vea con apoyo fuera, sobre todo tras la muy probable expulsión de Alfredo, ya se puede ir preparando el Jonathan porque no va a parar y la va a tener colgada encima hasta que se rinda el muy insulso. Y por cierto, de paso, será un verdadero poema ver la cara del Vitín sabiendo que será muy difícil escapar de la nominación esta vez.

    ResponderEliminar