1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

sábado, 8 de noviembre de 2014

DIARIO DE UN ZOMBI EN GUADALIX

    Ayer soñé que era uno de esos zombis de mentirijillas contratados para la ocasión pensando lo que haría cuando me encontrase con todos los concursantes huyendo de nosotros en Guadalix, decidiendo a quién le daría un mordisco ponzoñoso para quitarlo por fin del medio y a quién dejaría irse de rositas. No voy a contar la onírica y sangrienta experiencia en orden cronológico tal como ocurrió porque en el mundo de los no-muertos estas cosas del tiempo no tienen importancia cuando se tiene toda la eternidad por delante.
   Antes de nada, como bestia resucitada y hambrienta de carne humana, me imaginé pensando que no mordería a la elfa rubia y defensora de los animales si me juraba que se iba a tirar de una vez por todas dentro de la casa al primo barbudo, sensible y comprensivo. Y nada de esperar para hacerlo fuera, en Tarifa o New York, cuando a todos nosotros ya nos dé lo mismo si hablan, cantan, bailan o follan. El jovenzuelo que la acompañaba tenía un acento extraño pero muy familiar que me recordaba mi forma de hablar cuando formaba parte del mundo de los vivos. El tipo parecía reconocerme porque no hacía más que gritarme como un energúmeno: ¡Javichuuuuu!. Al final los dejé marchar a los dos sin un rasguño cuando interpreté como un guiño afirmativo los ojos cerrados de miedo en la pelocha. A lo mejor es que aceptó simplemente mi ultimátum y lo que puso en realidad fue un gesto interesante y soñador como el de Galadriel, la reina de los elfos en el Señor de los Anillos, cuando veía el futuro inevitable en su espejo de agua. En su caso con el primo entre sus brazos.

    Después imaginé que me iría a por Paula y por prevención me puse antes unos tapones en los oídos para evitar males mayores en mis tímpanos putrefactos, pero apareció de repente detrás de la puerta del baño un Panda Gigante cabrón y pendenciero que juró sodomizarme allí mismo si se me ocurría tocar un solo pelo teñido de la hawaiana. No es que me importase la amenaza estando medio muerto pero la cosa era para pensárselo y pasé del tema, de lo que me alegré después, no sólo por el bien de mis corrompidas interioridades que no aguantarían semejante embestida trasera, sino por ver como todos mis compañeros zombis cayeron fulminados como moscas mientras la tipa chillaba y berreaba como una loca dando saltitos estrambóticos mientras intentaba entrar en el confesionario.

    Un poco antes lo intenté con las primas, una larguirucha que me acojonaba siendo zombi y todo cuando me miraba con cara de pocos amigos como queriéndome destrozar la cabeza con una calavera que llevaba entre las manos, y la otra chiquitita y rubia de aspecto delicioso que no paraba de moverse, pero las muy puñeteras corrían como gacelas enloquecidas y no fui capaz de alcanzarlas. Pensé que con ese brío llegarían muy lejos, seguro. También lo intenté con unos tipos con barba, risueños y escurridizos que no hacían más que gritarse el uno al otro: ¡Correee primooo!. Y a los muy jodidos no hubo manera tampoco de trincarlos. Estos seguro que llegarán lejos también, tanto como las primas.
    Al principio, que se me olvidaba, por culpa esta memoria de zombi revenida que tengo, salió un tipo con una gorrita que iba acompañado de otro más bajito con aspecto blancuzco y poco apetitoso, pero no hubo forma de hincarles el diente. El más alto, que llevaba la voz cantante, después de señalarme amenazador y chulo con el dedo me lanzó una patada de karateca a lo que fueron en otros tiempos mis partes nobles y logró pararme en seco. Menudo salvaje y que poco respeto con los no-muertos.  

    Y al final, por fin, salió un tipo joven de porte elegante y ágil con aire de torero, y a su lado un señor gordito muy apetecible que apenas era capaz de correr. A éste conseguí darle alcance, y a la altura del salón lo derribé encima de un sofá y comencé a devorarlo a mordiscos. El hombre gritaba y gritaba como un poseso mientras el otro, valiente y decidido, dio media vuelta y se echó sobre mí para agarrarme por el cuello intentando apartarme de su compañero. Con el regusto amargo de la carne de ese tipo en la boca me desperté en el salón de mi casa, sudando, delante del televisor. Me había quedado dormido en el descanso de la gala y justo en ese momento la Milá se dirigía a los tres nominados de la noche: Fran el apoderado, Vitín y Paula. Los tres dispuestos a ser devorados, ahora sí, por la audiencia. ¡Puñetera gala y mierda de pesadilla!.

    Doy por hecho que esta vez se libra de nuevo Paula, así que la cosa debería estar entre Vitín y el apoderado.  El caso es no tener una semana de nominaciones tranquilas y a gusto, pendientes de tomar otra difícil decisión. Por un lado, pensando en el bien de las primas, sobre todo de Alejandra, porque me produce sarpullidos verlos juntos de amigos y por todo su historial de resentido con Yoli, me gustaría ver fuera al amigo de Omar, aunque ahora mantenga un perfil bajo intentando pasar desapercibido. Si logra salvarse y salen de nuevo nominados el jueves que viene se expondría Omar, y serían catorce días más al menos con Vitín dentro de la casa. Con el mismo argumento, y casi con las mismas ganas de verlo fuera, o más, está el caso de Fran.  Una oportunidad de oro también para echar fuera por fin a la calle al apoderado y tenemos un margen de dos semanas para ver como evoluciona Luis ya solo y sin cadena alguna. Pena no poder echarlos juntos el jueves que viene, a Fran y a Vitín, bien empaquetados para que Mercedes les hiciese una entrevista al alimón.
    La de anoche fue otra gala descafeinada, al modo como nos tienen acostumbrados este año Mercedes y Telecinco. Con bastante desorden y desgana, y con el primer tramo del programa centrado en la expectación por saber si se iba el caballerito andante o nuestra pitonisa de cabecera, fueron mostrándonos los conflictos de la semana, donde se vio como las primas, sobre todo Alejandra y con la ayuda estelar de Omar, dieron un buen repaso al torero, a Paula y sobre todo al apoderado, que buscó la bronca y el cuerpo a cuerpo de forma deliberada y acabo tendido en la lona pidiendo tiempo. No voy a entrar demasiado en este tema porque esta suficientemente debatido y para mí está bastante claro quiénes son las ganadoras. 

    Lo más interesante de la noche fueron unas nominaciones que estaban casi cantadas y que cada pareja podía realizar tras conseguir dos calaveras con las puntuaciones escritas en la frente entre la marea de zombis que invadían la casa. Las nominaciones se hicieron a la cara a medida que fueron llegando al confesionario. Omar y Vitín, y las primas jugaron con cierta ventaja al llegar los primeros pudiendo oír al resto de sus compañeros mientras nominaban. Al final quedaron nominados Fran y Luis, Omar y Vitín, y Paula. Ésta última entró en la terna final al caerse las primas de la lista de nominación porque fueron otra vez las que consiguieron la inmunidad.  Tras cumplirse los pronósticos el verdadero morbo de la noche consistía en saber si Omar y Luis, éste sobre todo ya que estuvo toda la semana con el tema, se expondrían juntos a la expulsión en su particular pelea de gallitos con la consecuencia imperdonable de salvar a sus acompañantes segundones.  Al final, gracias a Dios, primero Omar y después el torero dejaron que Vitín y Fran se expusiesen para jugarse la expulsión con una resignada Paula que ya se creía librada de un nuevo suplicio hasta que las primas, sus enemigas íntimas ahora, consiguieron la inmunidad.

    Parecía que la gala se salvaría y resolvería en los detalles. El primero ese impresionante escote con canalillo de vértigo que nos regaló la Milá presumiendo de razones más poderosas que las otras, las que de verdad nos interesan a nosotros y suele utilizar en las entrevistas cuando hurga a fondo en las costuras de los concursantes.  Pero nada de eso ocurrió, porque ayer la expulsada, una estupenda y templada Loli con el dominio total de la situación a pesar de sus nervios, no se prestó para que Mercedes se luciese.  El otro detalle que marcó la noche, aparte del oso panda irreal que apareció en la casa de forma inexplicable y se abrazó a Paula en medio de la invasión zombi, fue esa intervención tan fuera de lugar de nuestra presentadora favorita cuando intentó condicionar a Omar para que se expusiese él a la expulsión en vez de Vitín como había presumido que lo haría durante la semana en la casa. Puso tanto empeño en el asunto, y de manera tan torpe que Omar "flipaba" y nosotros nos quedamos con los ojos a cuadros.

    A pesar de que la expulsión de la cordobesa era quizás lo mejor para el concurso, no voy a ocultar mis simpatías por Lolio la mama, tal como la llamaban sus compañeros más jóvenes de la casa. Teniendo en cuenta lo suyo y el carácter totalmente secundario del programa en sí para ella, Loli ha sido una magnífica concursante digan lo que digan, y estoy de acuerdo con su hermana Maika, la otra marichochi, en que ha dado juego en la casa, mucho más incluso del que se podría esperar teniendo en cuenta su perfil inicial. Y de mueble, como opinan algunos, nada de nada.
    En paralelo a su propia estrategia de cara al programa y sin dejar jamás de ser ella misma, por su edad y su experiencia, se convirtió en el necesario contrapunto para los jóvenes y los no tan jóvenes de la casa. Sólo hay que ver la cara de sorpresa y disgusto que puso el apoderado cuando el torero le calzó dos puntos en las nominaciones de la semana pasada; el mismo que sin embargo en las primeras semanas intrigaba para asaltar el poder marichochi de las hermanas en la cocina. Y la pitonisa lo ha conseguido simplemente estando ahí, con su poderosa presencia, colaborando en la organización cotidiana de la casa, escuchando a unos y a otros y diciéndoles a todos lo que querían y no querían oír.  A su manera, ha sabido ganárselos a casi todos ejerciendo sobre todo como guía espiritual de la mayoría gracias al poder que le confería su condición de bruja buena echando las cartas para adivinar el futuro. Además, independientemente de lo que pensemos de la cuestión "brujeril" y esotérica, Loli se ganó su respeto gracias a su ascendente natural sin necesidad de artificios como otros, y eran ellos quienes siempre pedían su consejo y la buscaban para que les leyese las cartas. Hasta el punto que no daban un paso, al menos en cuestiones de amoríos, sin tener en cuenta sus predicciones.

    Aunque después lo pagase caro, sus nominaciones en positivo a la cara de hace dos semanas fueron un bombazo. Y lo hizo sin despeinarse. En esta edición tan loca en la que casi todos están jugando demasiado mal sus cartas, probablemente condicionados por el efecto parejas, Loli ha sido tal vez la única que ha seguido una estrategia fría y definida que al final no le sirvió para evitar que acabase con su huesos en el plató en cuanto salió nominada con las personas equivocadas. Ella sabía que sólo era cuestión de tiempo y ocurrió simplemente antes de lo previsto. La pitonisa sabía que se iba porque conoce mejor que nadie en esa casa como funcionan los mecanismos de este programa, y además está tocada por los hados - ella se lo cree, los demás también y no seré yo quién de discutirlo - para conocer el destino de los demás, incluso el suyo.  Para los más escépticos diría que es capaz de encender la sugestión de la gente que acude a ella para que cambie su destino después de oír sus vaticinios.  Se trata simplemente de la famosa ley de la expectativa que tanto usan algunos psicólogos o psiquiatras para modificar positivamente la conducta y los objetivos de las personas.
    Al ver a sus compañeros tan alterados y nerviosos con las nominaciones, Loli repetía a quien quisiera oírla, también desde el plató con Mercedes, que ella venía tan mentalizada con su meta en la cabeza que nada de lo que ocurriese en Guadalix cambiaría su perspectiva de las cosas. Por eso se tomaba los asuntos del concurso con mucha filosofía y sólo se permitió unas lágrimas el día que salió expulsada su hermana Maika. Y también ayer en la sala de expulsiones cuando dijeron su nombre y se vio arrastrada por el cariño sincero que le profesó el gurrumino, pero sobre todo por la llorera inconsolable que pilló Luis abrazándose a ella con desesperación culpable. Una explosión de emociones producto de tanta tensión acumulada por el torero durante toda una semana en la picota después de tantas broncas, mezclado seguramente con el alivio de verse salvado.

    Otra de las cosas que me gustó de la pitonisa andaluza es esa mezcla tan nuestra y ancestral de superstición y simpatía que la caracterizaba. La manía que tenía de santiguarse para alejar la mala suerte y los malos espíritus. O sus salidas divertidas, como el comentario de ayer por ejemplo, cuando la Milá le dijo que Puente Genil se había movilizado para apoyarla y ella contestó irónica que seguramente vendría medio pueblo detrás de ella para pegarle.  Pero sobre todo, lo que más me impresionó fue su incontestable autoridad sobre los demás, una virtud de la que carece Fran, que todo en él parece una impostura que se vino abajo en cuanto se abrió la veda y se descubrieron sus cartas. Un don muy difícil de tener, sobre todo cuando es natural y va con uno, como es su caso. Una cualidad que le permitía  decir casi cualquier cosa, o llamar la atención a laguien, sin que nadie la cuestionase, al menos de boca hacia fuera y todo sin perder el afecto y el cariño de la mayoría de la casa.

    En este sentido, durante la gala, resultó decepcionante la actitud de Paco que no se acercó a saludarla cuando la puerta de Gran Hermano se abrió para recibir a Loli. Una reacción que justificó con el argumento infumable de que ella no le había dejado cortar los pollos prohibiendo casi su entrada en la cocina cuando estuvo en la casa hace casi dos meses. Y se quedó tan pancho. Si no lo veo y me lo cuentan no lo creería. No quiero pensar como se pondría el resentido taxista madrileño si el altercado tuviese algo más de entidad. Algunos por seguir teniendo una pizca de protagonismo son capaces de adoptar actitudes tan patéticas que rozan el ridículo.
    En fin, que voy a echar de menos esa risa suya de fondo que lo ocupaba e invadía todo cuando menos te lo esperabas mientras seguía la casa en directo. Y siempre recordaré los ojos tan azules y asombrados de Yoli, similares a los suyos, asegurando a los demás con total veneración que Loli ve cosas.  Ahí es nada.

Forastero marulo

11 comentarios:

  1. gracias Marulo, una gozada leerte y como siempre coinciendo contigo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado leerte y admiradora ya tuya por siempre y que cuanta verdad sobre Loli has dicho, un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias como siempre Mavi, y qué te voy a decir, estamos condenados a ello.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mar, muchísimas gracias. Lo dicho sobre Loli al menos es mi verdad, que sé compartida por muchas personas. Desde luego, la cordobesa ha sido una concursante especial y diferente a lo que se acostumbra en GH. Algo de agradecer, y lo mejor es que no sólo me ha gustado como concursante, sino que además lo he disfrutado y me ha divertido. Y eso no tiene precio.

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaa

    Marulo, vengo a llevarte un poco la contraria sobre Loli, que me quedo con ganas de decir algo sobre esta concursante, porque la verdad, nunca me ha provocado nada, ni bueno ni malo. Encuentro que tu visión sobre ella es demasiado amable, leyéndote parece que hayamos perdido a una concursante maravillosa y sin embargo a mi me ha parecido en todo momento prescindible y mediocre. Ella fue a telecinco en busca de trabajo, de limpiadora o de concursante le daba igual. Si se hubiera quedado de limpiadora hubiera llevado a cabo su trabajo con el mismo interés con el que ha concursado: vengo a trabajar, cumplo con mi horario, cobro mi sueldo y me voy a mi casa. Muy bien. Como trabajadora nada que objetar.


    Pero hombre, si todos los que se presentan a gran hermano fueran así se nos acababa el programa en dos días. La actitud de Loli al ser expulsada, diciendo que tiene problemas mas gordos para preocuparse por eso, el no dar importancia a los pequeños roces con sus compañeros y tal, pues está muy bien pero una espera que al menos durante la entrevista de su expulsión reaccionen los concursantes como se espera de ellos, con interés ante lo que acaban de dejar atrás, que demuestren que lo allí vivido les ha dejado huella, que les va a costar volver a la realidad y todo eso. Luego, con los días y una vez recuperada la normalidad, pues sí, entonces agradezco que dejen atrás las rencillas, al menos que aprendan a relativizar y no se queden encasquillados en viejas historias, que empiecen a ver el concurso desde fuera, como el resto de espectadores. Así demuestran madurez y eso se agradece.

    Pero Loli no ha dedicado ni un segundo a pensar en su vida dentro de la casa. En cuanto cruzó la puerta se olvidó de todo porque en realidad no se ha involucrado en ningún momento con nada ni con nadie. Me la imagino preguntando al final de la entrevista "¿esto cuando se cobra?" No te digo con esto que me haya caído mal como persona, al contrario. Durante la entrevista me pareció muy sensata y razonable, y me reí un par de veces con ella. Me hizo gracia cuando dijo que no se iba a enfadar por las nominaciones, que había salido nominada con dos a los que ella había nominado "poooo ea, que te den por culo" dijo refieriéndose a sí misma. Todo eso muy bien. Pero qué quieres que te diga, no es la entrevista que se espera de alguien recién salido de la casa. No no, si todos fueran así, adios gh.

    Por otra parte, me ha parecido una antigua, con esas creencias rancias y absurdas que hacen pensar que es una persona mucho mayor de lo que realmente es. Ya podía modernizarse un poco y abrirse a la realidad de hoy en día. No sé, a lo mejor mi madre se identifica con ella, yo desde luego no. Y mira, no me molesta nada lo de echar las cartas. Y la verdad es que no la he visto hablar de ello dándose mucha importancia, aunque decir que tiene un don... jijiji bueno, ahí se pasa un poco. Leer las cartas de esa forma lo hace cualquiera, lo digo porque a mí me enseñaron una vez, solo se trata de aprender lo que significa cada una. Luego salen las que salen y vas aplicando ese significado al contexto de cada persona. Que por cierto, si concoces a la persona esta chupado jajaja. Bueno, que se puede tener como entretenimiento, vale, pero así lo debes presentar, como un juego que no va a ningún lado. Por eso no he entendido bien a qué venía lo de echarlas en el confe, pedirle cita y todas esas mandangas. Que me ha hecho gracia eh, pero eché en falta oirla decirles a los demás cosas como "bueno, no te lo creas mucho que a lo mejor te las echo mañana y sale algo completamente distinto" o cosas así. Y también eché de menos que montasen unos videos en plan cachondo con ese tema, y que el súper hiciera alguna broma al respecto. No sé si me explico. Joer, es que parecía como si nos la quisieran vender como una vidente respetable, esto qué es.

    ResponderEliminar
  6. Maltissa entiendo tu punto de vista, incluso puedo estar totalmente de acuerdo con la idea que apuntas de que Loli en realidad concursó como si estuviese en otro curro cualquiera, cumpliendo un horario de venticuatro horas sobre venticuatro. Es decir, me pagan un sueldo más que digno, comida gratis y yo cumplo a rajatabla mis obligaciones. Vale, es cierto, y de algún modo ella misma lo corroboró con lo que decía sobre su forma de enfrentar su concurso – en la gala lo dejó, creo, bastante claro también -, pero sin contradecir lo anterior, creo que Loli se implicó a su manera en el concurso a tope y salvo temas carpeteros su presencia en la casa no pasó en ningún modo desapercibida. Utilizó sus propias armas, las que ella misma se permitió para lograr y puesto relevante en la casa. Quizás la crítica más fuerte que yo le haría, y que tiene que ver con lo anterior, es su actitud desapasionada desde el punto emocional pero en ningún caso irrelevante. Pero lo más importante es que ella nunca nos engaño ni nos vendió otra moto, como Fran y Vitín, por ejemplo.

    Es verdad que su actitud fue pasar por el concurso en sí evitando roces y broncas innecesarias, pero a diferencia de otros directa o indirectamente siempre ha dicho lo que pensaba y establecía al mismo tiempo una línea clara que los demás no debían traspasar y que en general aceptaron con respeto. Cuando digo que pasó del concurso, me refiero a su implicación personal pero si participó como correa de transmisión o pegamento para que otras tramas fluyesen o se edificasen. Y lo hizo sobre todo a su manera, desde el poder, muy criticado, del mando en la cocina, que en general acabaron aceptando todos de forma natural (lo de Paco fue al principio) y para mí, sobre todo, me fascinó como consiguió tener pendiente a media casa de las cartas gracias a su condición de pitonisa y adivina usando la baraja.

    Yo plantearía la pregunta de cuántos concursantes de otras ediciones, pongamos por caso desde GH 8 hasta hoy y dejando aparte GH 13 que tuvo para mí el casting más maravilloso de la historia de GH, han dado menos juego que ella o han sido más irrelevantes. Yo diría que serían tantos que lograríamos juntar dos ediciones completas como mínimo. Aún así estoy de acuerdo contigo en que los concursantes deben implicarse y dejarse la piel en el programa, y al salir deberían quedar marcados por el halo incuestionable del concurso y en ese sentido me hubiese gustado ver a una Loli sin ataduras de ningún tipo, y me refiero a las que se refieren a las cuestiones de supervivencia que comenté cuando salió su hermana Maika, una Loli con la potestad de ponerse el mundo por montera y concursar de verdad con todas la de la ley. Pero aún así, teniendo en cuenta que forma parte de la cuota necesaria de variedad para evitar que eso se convierta en campamento juvenil tipo American Pie, ella ha realizado un concurso estupendo.

    ResponderEliminar
  7. Aunque ha generado muchas coñas en la red lo de echar las cartas y la condición de pitonisa de Loli, he de reconocer que con este tema tengo cierta debilidad y querencia. Tú ya sabes, los dos somos del norte, tú asturiana y yo gallego, y por aquí todo es relativo, nunca se sabe y hay cosas que no tienen explicación razonable. El vivir a caballo, como es mi caso, entre un mundo muy urbanizado y moderno donde prima la razón y lo científico puntero, y otro rural y tradicional te da otra perspectiva de las cosas. Y es necesario en esto separar la ignorancia y la pura superstición de una realidad tozuda que persiste y me muestra la experiencia para asegurar que algunas personas tienen ciertos dones que van más allá de la razón y la lógica.

    No quiero recordar ahora el comienzo de aquella frase mítica del replicante de Blade Runner – “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais…” - y que viene al caso. Pero por ahí va la cosa, y como ya he dicho algunas veces por aquí, la última vez aún no hace mucho refiriéndome a Loli, cuando me preguntan por las meigas como buen gallego siempre digo aquello del tópico que “creer no creo pero haberlas hailas”. Y lo digo completamente en serio.

    En Andalucía, como en Galicia, no sé si tanto, también creen en estas cosas. Supongo que lo fácil es recurrir al tópico de la ignorancia y el atraso secular tanto de mi tierra como de la de Loli, pero es mucho más que eso. No sé si has visto “La isla mínima”, un peliculón que te recomiendo si no la has visto. La historia transcurre en las marismas de Doñana, en Cadiz, en 1980, y sale el personaje de una vidente que tiene su importancia en la trama y le da el toque mágico y esotérico a un argumento duro, muy bien contado y mejor filmado.

    Bueno, no niego lo que dices de Loli y es evidente que ella a sus 41 años no es el ejemplo de modernidad, vale, y también es cierto, que cualquiera que sea mínimamente observador y conociendo lo que dicen, hacen y piensan algunas personas no es difícil adivinar su futuro inmediato, incluso el más lejano. Nosotros aquí mismo, siguiendo a nuestros queridos concursantes, por intuición o pura lógica, sumado a nuestra experiencia, vaticinamos muchas veces y sin error todo lo que les va a pasar con pelos y señales. Desde luego que no estaría de más lo que dices, tu queja, y un montaje divertido sobre las adivinaciones de Loli y cómo lo vivieron los que recurrieron a ella sería lo mejor, sin prejuzgar la respetabilidad de los supuestos poderes de la expulsada.

    ResponderEliminar
  8. Marulo, he visto La isla mínima. Peliculón, desde luego, me encantó. Pero no, no quiero yo decir que no haya miles de cosas sin explicación, yo también tengo algunas experiencias bastante paranormales, me da igual si los demás me creen o no, yo sé lo que he sentido. Y también creo que hay personas especiales que pueda ser que tengan un don o como se le quiera llamar. Pero Loli no es de esas, no no no, ya te digo yo que no es de esas. Que lo que hace ella con las cartas lo hace cualquiera, que eso se aprende, no hay nada extrasensorial. Es como lo del horóscopo, que se aprenden las características de los diferentes signos y sobre eso se puede predecir. pero no tiene ningún valor, no es más que un juego.

    ResponderEliminar
  9. Maltissa, claro que hay gente que aprende a echar las cartas o se conoce el horóscopo sin más. Es cuestión de práctica y echar millas "palante". Incluso a determinadas edades puede ser un recurso más para conocer gente, echarse unas risas y pasar un rato, o incluso ligar. La diferencia entre que se trate de un juego sencillamente o que haya algo más es difícil de detectar.

    Si lo de Loli se trata de una simple impostura o realmente tiene una pizca al menos de ese don especial y necesario para dedicarse a esto, pues no lo sé, pero por lo que sea yo me la creo. A lo mejor es que soy un poco ingenuo y no me preguntes porqué, pero al igual que Yoli estoy convencido de que es verdad que ella "ve cosas".

    Por cierto acabo de ver el vídeo que le han puesto a Loli en la despedida del debate donde se ve la huella y el cariño que ha dejado esta mujer en unos y otros dentro de la casa. Me alegro de que esas imágenes tan emotivas corroboren y certifiquen prácticamente al cien por cien la opinión que he expresado en esta entrada sobre el tema de su paso por el concurso y especialmente sobre su relación con todos sus compañeros.

    Por cierto, te he leído en el Comentado, y también te voy a llevar un poco la contraria. No tenía claro quién quería que se fuese entre Fran y Vitín. Lo cuento en la entrada. Pero ahora tengo claro que quiero ver fuera a Vitín. No llego al extremo de calificarlo de siniestro, tal como dice la exagerada de Belén Rodríguez, pero se le nota mucho que va a remolque de las circunstancias y no acabo de verlo claro en todo lo que dice y hace.

    ResponderEliminar
  10. Vitín siniestro??? jajaja pues sí que hay que echarle imaginación para verlo digno de tal adjetivo. He estado pensando un rato como podría definirlo y todo lo que se me ocurre le viene demasiado grande. A ver, que no es por despreciar, pobre, pero me parece un personaje tan anecdótico que no me sale ni criticarlo con dureza. Y me da cosa recurrir a lo de siempre: atontao, pagafantas, inútil... Dices que no acabas de verlo claro, pues yo creo que no hay nada oscuro en él. No es mal tío, como tampoco lo es Omar. Es como si de verdad hubieran ido a la gh a demostrar que en Carabanchel hay tanta clase y cultura como en cualquier sitio, y no estoy de coña (bueno, un poco solo) que son gente normal. Vitín dice cosas sensatas y es buen amigo. Me acuerdo cuando todo el lío de Omar con Lucía y Paula que hubo quien le acusó de traicionar a su amigo. No lo vi así en ningún momento. Me imagino que habrá visto mil peleas entre Omar y Lucia, que se habrá hartado de decirles que lo dejen ya, que se están haciendo daño y todo eso. Parecía solidarizarse con Paula, y pienso que en ese momento era lo más normal, tal vez vio en ella la posibilidad de que su amigo se olvidase de una historia enfermiza y dañina. No sé, creo que la forma de actuar de Vitín es bastante lógica. Luego sin embargo tiene esas cosas de machista, como la mayoría, y ese halo de santurrón que echa p'atrás a cualquiera. Y es aburrido. Previsible. Anodino. Zzzzzzzz. Pero no merece salir ahora, no es justo. Le toca a Fran igual que el jueves pasado le tocaba a Luis.

    Pobre Fran. Ya da más pena que otra cosa. Nunca le vi malo y sigo sin verlo, al menos no malo de forma retorcida. Para ser malo hace falta inteligencia y él no la tiene. Hay concursantes a los que no acabas de ver nunca del todo, que te hacen ir cambiando de opinión con el paso de los días. Pero con Fran siempre lo he visto meridiano. Entró en Gh sin tener mucha idea de cómo funcionaba todo esto, sin pretensiones. Lo peor para él fue que los demás empezaran a verle como un líder, como alguien a quien escuchar, supongo que por la edad. Y va él y se lo cree. Vio tanta admiración en ellos que se dijo "coño, pues a ver si va a resultar que tienen razón". Y empezó a actuar como creyó que se esperaba de él. Por un lado quiso ser un ejemplo para todos y dar lecciones de convivencia y de vida. Luego intentó justificar algunos deslices dándoselas de gran estratega y jugador. Me hizo gracia un día que dijo que él actuaba toda la semana con el corazón y los jueves con la cabeza. Síííííí. JA. Pero si a la hora de la verdad no sabe sumar dos y dos. Ná, no tiene ni idea de por donde van los tiros en este concurso. Ahora le ha dado por la faceta solidaria. Anda ya Fran, deja de hacer el ridículo y tira pa casa, no sigas cavando tu fosa.

    ResponderEliminar
  11. buensísma CRONICA DON FORASTERO, como está tu dedo pequeño del pie izquierdo??


    LOLINA llevaba LA PENITENCIA EN EL PECADO, eso del NEGOCIO de ADIVINACIÓN que pensaba poner levantó muchas ampollas. y dejarse llamar MAMI le dio la estocada.


    estoy más de acuerdo con MALTISSA, y un poco contigo, no pasó desapercibida cierto, pero no se dejó llevar. da mucha pena oírles que no se meten del todo en GH, y mucha más cuando resulta que encima lo cumplen. LOLINA ha estado viendo los MATATOROS desde la barrera, y FRAN lo mismo. mirando para que no les afecte. así nooooooooo. así no se entra en GH cojona.


    y es una COCINERA pesima jajajjaja se lo comian to, pero por hambre. tenía mucha preocupación por pasar por ser una AMA DE CASA MODELO y no se enteraba de na, ni de la ropa, ni de cuando lavar los trapos, ni de como limpiar las cosas. un desastre, si nos hubieran puesto estos vídeos habría salido una LOLINA TOTAL.


    solo hay un reproche que tengo para tu TERRETA, y no es lo de las MEIGAS, es que seáis la cuna de ese tal HUGO EL ENGREIDO, que aunque no lo parezca está allí. como pueden salir tantas cosas malas de esa boca tan joven, que les dais en esos praos??


    MALTISSA que no la dejaban sacar las CARTAS a la TECNOCASA, era cosa del SÚPER.


    para mi VITÍN es de otras epocas, un JOVEN ANTIGUO, pero no tan antiguo que mole nononono, un antiguo de los que no molan. con cosas de las ZARZUELAS DEL MISMO MADRÍD. "ande vas con mantón de manilaaaaaaaaaaaaaa".


    yo también creo que a VITÍN le gustaba más PAULA para OMAR que LUCIA, pero hasta que él también reconoció que PAULA está demasiado BIPOLAR para ser buena para nadie. lo cual no quiere decir que ahora ya sí le gusta LUCIA, que no creo, pero la tragará mientras OMAR la presente como su NOVIA.


    no sé hasta donde llegan las MALAS IDEAS de FRAN, el HONRADO HONRADOTE, pero este vídeo que dejarón en los COMENTS de BALZAC deja mucho que desear. eso de DEDICARSE a ESPECULAR con los PISOS EMBARGADOS por los BANCOS... que sí, que alguien lo hace.... pero no me digas que no da repelús. que me perdone quien lo dejó que no me acuerdo su NICKS,


    https://www.youtube.com/watch?v=-J7-y_mZXgw


    se va VITÍN, lo votan las CARPE. MARULO tu deico está a salvo. y ahora vas y me dejas en el pasado. que lo sé jejejejej.

    ResponderEliminar