1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

jueves, 22 de diciembre de 2016

PEDES IN TERRA, VISUS AD SIDERA

    Estos últimos días de concurso se está demonizando a Rodrigo en las redes atendiendo entre otras cosas al cargo que su madre, Rosa, desempeñó hace años en televisión española y a los posibles enchufes que el chaval pudiese tener por esta circunstancia. No quiero entrar en esa cuestión porque son rumores habituales sobre los concursantes que suelen circular durante la edición difíciles de demostrar, pero ya he dicho varias veces, creo, y si no lo he remarcado suficiente lo vuelvo a hacer ahora, que siempre he tenido al madrileño agarrado con pinzas por su concurso en concreto, y más desde que fue cooperante necesario con la ayuda de Miguel y sobre todo de Pol, para poner al pie de los caballos a Montse cuando la subieron a la palestra gracias al poder del club que disfrutaban en aquel momento sin tener en cuenta, en su caso, que gracias a la "vida" que tenía la caja que la catalana le había regalado a Bea, su pareja, ésta pudo regresar a la casa después de salir expulsada. 

   Probablemente por aquella caja, y por otras rocambolescas carambolas que nos ha colado el programa - producto de la manipulación o la fortuna - él también está en la final, porque su concurso está totalmente mediatizado por la relación que mantiene con la naranjita, algo que él mismo ha confirmado hace unos días cuando aseguraba al hacer balance de su paso por la casa como finalista que su Gran Hermano es Bea y no le avergüenza decirlo.  Así que podremos criticar todo lo que queramos al chaval pero una afirmación tan rotunda, con todo lo que significa semejante confesión a un paso de la final y de los 300.000 euros del premio, esté jugando o no, demuestra cuando menos inteligencia, estrategia o sinceridad descarnada.  En función de como nos caiga el madrileño que cada cual elija una de las opciones, dos de ellas, o las tres a la vez, pero nadie puede decir de Rodrigo que es un mindundi o que su concurso ha sido irrelevante, y en mi caso, a pesar de todas las reservas que tengo con él a pocas horas de la final, creo que se merece el beneficio de la duda.

    No quiero parecer rencoroso a estas alturas pero si ya su manera de actuar en la casa demasiado reflexiva, fría y distante durante todo el concurso no me encandilaba; aquel varapalo a la granjera no ayudó a que tuviese una percepción más positiva sobre él. Soy perfectamente consciente de que es algo muy subjetivo, algo por otra parte consustancial a todo seguidor de GH, porque aquella situación y mi aversión natural de principio a las “karpetas” me condicionó demasiado a la hora de intentar analizar su concurso con más interés y sin prejuicios a pesar de que siempre reconocí y valoré que es un tipo educado que ha sabido mantener las formas sin dejar de expresar su opinión y sus preferencias cuando lo creyó oportuno.  Era también consciente de su inteligencia y de que era prácticamente el único que sabía discutir con Bárbara y Ádara sin perder las formas, con argumentos y sin necesidad de estridencias ni de montar espectáculos fuera de lugar. Y además jamás les bailó el agua.

    Es cierto que no ha sido uno de los grandes protagonistas de la edición pero tampoco es un cero a la izquierda como muchos lo quieren pintar aunque salga en la pantalla y en los vídeos casi más tiempo en modo horizontal que vertical.  Además considero oportuno apuntar que ha sido un concursante coherente que no se ha desviado un ápice del camino trazado ni ha renegado jamás de sus afectos dentro de la casa, sobre todo a partir del momento en que rechazó la carpeta con Adara – el tipo fue listo hasta para eso cuando fue capaz de verle a tiempo las orejas al lobo – cumpliendo de alguna manera con el dicho latino que lleva tatuado en su hombro derecho y que le recordó su padre en la carta de ánimo que le envió dentro de la caja de los regalos de Navidad: Pedes in terra, visus ad sidera (los pies en la tierra y la mirada en el cielo).  Una frase que retrata con bastante exactitud la línea de comportamiento que ha seguido durante todos estos meses, andando con pies de plomo, prudente y sin arriesgar en el día a día mientras tenía la vista puesta en conseguir que no lo nominasen y con el objetivo de llegar lo más lejos posible en el concurso. En definitiva, tocar el cielo de la final y porque no, soñar con el maletín aunque es consciente de que tiene pocas probabilidades de ganarlo. Un objetivo que ha conseguido con creces teniendo en cuenta sus virtudes tan justas en muchos aspectos como concursante ante compañeras tan potentes que sin embargo se han quedado por el camino.
   De cualquier modo, y tiene su mérito, ha conseguido colarse en la final sin estar nominado ni una sola vez salvo el día aquel en que la dirección del programa decidió nominar a toda la casa como castigo disciplinario cuando expulsaron a Noelia, otro borrón en su expediente por la actitud tan ambigua que mantuvo con ella sabiendo que la andaluza se pirraba por sus huesos. Y lo logró gracias a su estrategia en el juego ganándose el apoyo de una gran parte de los compañeros que le sacaron las castañas del fuego en los momentos claves de su concurso.  Rodrigo ha sido un concursante especial, de carácter flemático y contenido en las formas, una “rara avis” teniendo en cuenta el perfil que más abundó en una casa repleta de personas impulsivas, histriónicas e inestables.  Además nos ha abierto de par en par sus sentimientos y hemos descubierto poco a poco al chico vulnerable que no soporta las broncas ni los gritos a su alrededor porque siguen todavía frescas y a flor de piel desde la infancia las consecuencias de la separación tumultuosa de sus padres que le dejó una huella tan honda que ha condicionado y configurado su forma de ser y de comportarse en la actualidad. Es cierto que hoy en día desgraciadamente esto es el pan nuestro de cada día y hay cientos de miles de niños en este país que han vivido algo similar o peor, pero lo más significativo del “pequeño gorrión”, apelativo cariñoso que le ha puesto su madre, es su voluntad y atrevimiento de contarlo ante millones de espectadores por estrategia o convicción.  

    Entiendo las dudas con este concursante y que parte de la audiencia tenga la sospecha de si trata o no de utilizar sus tribulaciones y desgracias de "niño bien”, que venden mucho, para ganarse al público y conseguir así nuestra complicidad, pero cuando apenas sabíamos nada todavía de su situación familiar de niño rico venido a menos ni de la dimensión exacta de los efectos que tuvieron en su carácter las disputas entre los padres durante su infancia, me llamó poderosamente la atención que un pijo madrileño aparentemente de libro, con amigos pijos, de ambiente pijo de toda la vida y predestinado a liarse con Adara en el concurso (parecía que se lo habían puesto a huevo a los dos para que así fuera) estuviese tatuado de esa manera tan salvaje e invasiva que a mí particularmente tanto me horripila. Era algo que no me cuadraba en un tipo como él hasta que al final acabó renegando de la azafata, se lió con la chonija valenciana y poco a poco algunas piezas de su personalidad fueron encajando con bastante precisión gracias al juego de triángulos entrecruzados que se fueron creando entre ellos, y fue entonces cuando pensé que había un fondo de verdad en todo lo que nos había confesado.  En una edición tan fuertemente marcada por las concursantes femeninas, que son además las que normalmente me suelen interesar más en GH por su entrega al espíritu del programa, dentro del elenco masculino sólo él y Miguel lograron que me fijase en ellos con ganas de rascar más allá de las aparentes contradicciones que presentaban los dos cada uno en lo suyo.
   Precisamente, como en su momento me pasó con Ariadna en GH 13, una de mis preferidas de aquella edición que se llevó por la cara el jetas de Pepe Flores, he intentado desentrañar las  claves de su concurso leyendo en las señales marcadas a tinta en el mapa de su piel para entender algo que no encaja en absoluto con la imagen prejuiciada que tenía de Rodrigo.  Tanto el tatuaje del hombro que mencionó su padre en la carta de Navidad como la canción que lleva tatuada a lo largo de la espalda y dedicada al parecer a una novia anterior, conforman un conjunto de expresiones radicales y perennes que nos descubren un joven rebelde e inconformista rompiendo con los cánones estéticos del mundo del que proviene, algo que me hizo pensar que tal vez lo que dije al principio de su relación con Bea, si fusionamos la iconografía de sus tatuajes respectivos se acaba revelando que tienen más cosas en común de lo que a todos nos parece, y que no es tan descabellada ni tan poco creíble como se ve desde fuera la unión y la atracción de dos personas tan diferentes en apariencia. 

    Ahora que lo estoy viendo en el directo convenientemente tuneado para la final dentro de unas horas, con ese pelo corto teñido de gris plateado mientras charla tranquilo y relajado con la naranjita, recuerdo lo que dije de Rodrigo a finales de octubre cuando él mismo ya era completamente consciente de que su concurso estaba vinculado a ella y que si quería llegar lejos sería solamente a su lado: “Sin embargo, por el contrario, es Rodrigo el que tiene la sartén por el mango en su relación con Bea, y es él quién ha decidido en todo momento como dosificar los avances en el largo proceso de convertir de cara a la audiencia una amistad con derecho a roce en un idilio en toda regla, sobre todo desde que comprendió el verdadero significado de que el concursante número 17 los enviase juntos al picadero del contraclub”.  

    Dentro de unas horas sabremos en qué se queda todo y como se resuelve por fin esta edición tan controvertida.

Forastero marulo

10 comentarios:

  1. Hola, no quiero que esto termine sin darte las gracias, he participado poco, un año malo, pero tus escritos me han ayudado. Gracias.

    Es una gozada leerte, y así como tu tratas de entender y comprender a estos chicos-chicas, de ver un poco más allá de lo que ese 24H, resumenes, videos, dbts y galas nos ofrecen, así me siento yo contigo. Si, yo tambien veo ese Rodrigo que posiblemente para el enfoque de este GH no pegaba, pero eso no significa que procurando no oir los gritos y malas formas, fuera agradable oir su voz pausada, observar la lealtad hacia los que ha considerado amigos, su paso lento pero seguro en sus decisiones ( que por supuesto no quiere decir que tengan que ser para toda la vida). A mi personalmente Rodrigo me ha gustado en su paso por la casa. Ganador?, bueno pues igual no, su personalidad quedaba un poco a la sombra, pero si merecedor de llegar a donde ha llegado.

    un saludo y !!!!ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!!!! FELICES FIESTAS Y FELIZ AÑO NUEVO !!!!.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Mavi, el placer de leerte es mío.

    En primer lugar quería darte ánimos para que superes y lleves mejor todo aquello que ha convertido 2016 en un año malo para ti esperando de verdad que 2017 sea mucho mejor. Y después darte las gracias por ser siempre tan amable.

    Te he leído alguna vez, cuando has venido, en el blog de Balzac y sé que, para no variar respecto a otros años, hemos visto el concurso con muchas similitudes :-)

    Un saludo e !Bon Nadal e Feliz Ano Novo!

    ResponderEliminar
  3. a estas horas y este día te digo

    CHAPEAU

    es un análisis magistral de un concursante, el mejor que recuerdo de todos los leídos hasta ahora en cualquier edición, forastero

    su tatuaje, sus contradicciones tan bien hilvanadas, y cuando digo sus me refiero a las que nos ha creado

    por mucho que los seguidores de adara, entre los que me incluyo hasta cierto punto, traten de hablar de intuiciones y valentías para enfrentamientos, la realidad es que adara no tiene el don ni de la palabra ni del argumento, a cambio una impresionante belleza que le ha configurado como poseedora de una misteriosa intuición que ni existe ni tiene mérito alguno como parte integrante de una rivalidad en juego, y esto se refleja, lo queramos ver o no, de forma absolutamente objetiva en los enfrentamientos dialécticos que mantuvo precisamente con rodrigo, que sin el más mínimo esfuerzo le fue cortando de cuajo cada uno de sus ridículos argumentos más contra su propia natura concursal que contra la de él y su enamorada valenciana

    claro que se merece el beneficio de la duda, se merece todos los beneficios, forastero, al igual que los demás, todas las posibilidades son factibles no sólo en él sino en todos sus compañeros, ya lo he dicho muchas veces, la credibilidad que nos dejan después de sorpasos y tonterías de llamadas a tres es tan absoluta como nula e igual da una opción que todas las demás

    pero :))

    pero pero

    en esta magnífica exposición hay dos puntos muy significativos

    uno está, que es precisamente tu recuerdo al apartamento, venía pensando justo antes de encontrarme con su mención en él, porque en la relación con su naranjita es iniciativa que le propone el programa sin palabras pero con evidencia estratégica y orejeras de burro que no le distrajeran de otros propósitos y ante ese proponer él dispone y tira por la del medio, el camino ya embaldosado que le dejan con los tiestos ajardinados en laterales y trompetas de fondo acarameladas protagonizando el camino, y esto, no deja de ser no una, sino la zancadilla en el camino de los incrédulos sorprendidos

    y le sumo, además, el otro punto que te comento y no está
    que no es el concurso de rodrigo lo que a mí me lleva a desconfiar de su posición como hijo de una señora cuyo trabajo o cargo pueda crear cualquier sospecha, igual que se comentó la edición pasada de marta y tantos otros de los que dicen y se reirán los que se omiten, todos vienen de una familia y unas circunstancias y esto no tiene que significar nada ante la igualdad en el inicio de la partida, son los contras de los pros, aún así, querido forastero, no es la situación del hijo sino la actitud de su madre en los platós lo que a mí me sorprende infinito a lo largo del concurso hasta el punto de llegar a la sospecha por méritos propios de la señora que dedica cada vez con más ímpetu a allanar el camino de la victoria para otro concursante que no es su hijo, llamado también defendido y en este caso, para mí, también totalmente vendido

    ResponderEliminar
  4. mencionas también la caja de montse
    qué bien expuesta y actualizada queda tu entrada, mucho más ahora, después de la final y su ganadora, que antes, forastero, ni una mención se hizo, ni un mísero agradecimiento por parte de la ganadora o su madre, ni para la parafernalia ni para el paripé, hasta tal punto que tras dos cubatas y varios órdagos, ese silencio da para una tesis tan retorcida como factible, igual que esta maravillosa entrada de la que si queda algo claro, es la razón por la que existen todavía remansos de pureza dentro de este podrido tinglado que mancillan una y otra vez precisamente los únicos que no deberían, aquellos que por contrato están obligados a vender un producto como mínimo bien hecho, como mínimo bien trabajado, como mínimo que respetable, porque hay productos que como las tolerancias llegan a un punto a partir del cual no se pueden respetar, y eso ha pasado con gh en esta edición de una forma tan descarada como exagerada, y sin embargo tú, has tratado la vida dentro de la casa con la misma exquisitez y la misma maestría que los ge haches de antaño, qué grande eres y qué mérito tienes, en alguna ocasión he pensado llevar unas de tus entradas al interesado, como podría ser clara o montse, sin embargo, me he frenado, sabes por qué, forastero, porque pienso, y lo digo de verdad, que al llegar aquí podrían pefectamente pasar de leerte, ya no te digo naranjitas y ganadoras varias, porque ahora ya no es la moda del éxito al menor esfuerzo, eso de los ciento y pico caracteres, es la moda de la comodidad, la moda de lo fácil, la moda de lo rápido y lo express, así nos va, con lo bonito que es ir saboreando poco a poco línea tras línea :)) bueno, he recordado esto porque pienso, para terminar de agradecerte de alguna manera tu esfuerzo a lo largo del concurso, que sin embargo, rodrigo, o su padre, o su madre, seguramente los tres, estarían encantados no sólo de leerte sino muy agradecidos, además, de que haya quien sepa valorar realmente cada individualidad y cada pluralidad sin entrar a marcar aquello que pueda resaltar por el camino más fácil y el más conformista :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión muy acertada sobre lo que mueve a la gente ahora y totalmente deacuerdo con lo de Rodrigo y sus padres.
      Sobre la caja, Bea nombra a Montse en el mismo momento que se sienta pero el aturdimiento normal de esa situación hizo que Jj la llevase a escuchar lo que él le decía. Por parte del presentador no hizo ninguna referencia, quizás con la intención de que ella no tuviese oportunidad de agradecerlo y quedase mal. Podría ser......

      Eliminar
    2. gracias anónimo, imagino que a estas alturas ya no lo leerás, pero aquí quedan, he releído el comentario y veo que he omitido que realmente quienes no hicieron mención a que la caja de montse llevó a la ganadora al maletín fueron los de gh a través de su presentador, muy muy curioso ese silencio, y como dices, efectivamente, la familia de bea y ella misma en su atolondramiento tenían excusa para no mencionarlo y si como dices, bea lo hizo, que no me di cuenta y el presentador le cortó aún más sospechoso el no reconocimiento de esa caja heredera de la china del gh anterior :))

      Eliminar
  5. ya vuelvo

    me encanta la postal!!

    feliz navidad :))

    ResponderEliminar
  6. Chapeau por ti también Jota! Suscribo lo que dices. Estos días son malos para escribir pero ya encontraré el momento. A veces pienso que se me está pasando el virus de gh y sabéis cuando me doy cuenta de que no? Cuando como hoy me desvelo a las cinco de la mañana y empiezo a pensar en lo que voy a comentar por aquí en cuanto pueda, voy hilando las frases en mi cabeza para ahorrar tiempo jajaja. Cuando me doy cuenta de lo que estoy haciendo me da la risa de mí misma.
    Marulo, después de leer a Jota, hoy y otras veces, las cosas que te dice, me siento mal de alguna manera porque creo que soy una desagradecida. Como decías hace unos días sé que entre nosotros no hacen falta demasiadas palabras y que nos conocemos bien, pero a veces sí que es necesario recordar algunas cosas y decirlas en voz alta. Así que quiero decirte que tú para mí eres imprescindible en gh, no concibo que no estés. Espero que nunca dejas de escribir. Feliz navidad querido Forastero, un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Por fin retomo lo que en su día dejé por falta de tiempo, que nunca de interés, posponiéndolo hasta... hoy :-).

    No sé cómo decirlo para que te llegue tal cual quisiera, pero la exquisitez del artículo deja pequeño hasta el agradecimiento por él.

    Galas, Debates, Límites, pero ni un solo programa que verse sobre ellos, sobre su verdad más allá de sus comportamientos enseñados en la casa, siendo eso precisamente lo más interesante que nos ofrecen, ellos y sus circunstancias. Y es haciendo esta reflexión cuando entiendo porque nos tienen tan "marginados", y es que eso, el programa debido no puede hacerse entre risas y shows sino con dedicación plena, y eso, imposible si pensamos que t5 gusta de mascararse. Por eso, querido amigo, encontrar un blog como el tuyo, que invita a pararse y advertirles tal cual son, es todo un deleite.

    He leído los comentarios y comulgo con ellos y sus aplausos hacia tí y tu siempre bien hacer.

    Ahora con el poso que da el tiempo pasado ya del fin de la edición... Rodrigo, por carácter más que por concurso, pasa a ser uno de mis "ganadores" junto con Montse (lástima a esta se le negara la oportunidad de vivirla casa y que esta la viviera a ella).
    No me gustó de él precisamente lo desagradecido que fue para con Montse, pero ciertamente esta nunca le produjo ni una miajita de interés por lo que seguramente ni siquiera valoró la opción del agradecimiento ante alguien que no consideraba; le debía algo? quizás a nivel presonal no, pero... yo sí creo que debió ser más generoso con ella, siempre y cuando el favorecerla a ella no fuera en contra de alguien realmente significativo para él, y ciertamente en ese tiempo no se daba ese caso.
    Este hecho ha sido el gran lunar de Rodrigo para mí en su concurso, pero salvo eso, entiendo lo ha hecho bien. Y más allá del concurso, lo que digo, uno de mis gandores por ser como es.

    No sé si llegarás a leerme, pero quería que este artículo tuviera mi correspondiente comentario :-)))

    Seguiré pasándome por si el blog no duerme :-)

    ResponderEliminar
  8. Prudent , acabo de darme cuenta de casualidad de que me has dejado este comentario el viernes pasado :-)

    Bueno, en primer lugar agradecerte una vez más tus palabras y sobre todo que sigas comentando mis entradas con tu perspicacia y sutileza de siempre aunque este año hay sido complicado para todos teniendo en cuenta cómo nos han desvirtuado el programa. Tus opiniones, ya te lo he dicho más de una vez, creo, tienen la virtud de completar todo aquello que no soy capaz de ver ni comentar en mis escritos sobre el concurso y los concursantes. Y siempre me asombra como soy capaz de entender tu perspectiva de las cosas, a veces a contracorriente de lo que opina la mayoría, o lo que mediáticamente está en boga, porque lo que dices, salvo matices, casi siempre coincide en lo fundamental con mi visión.

    Y lo mejor es que siempre lo haces con una exquisita gentileza, elegancia y educación, desde el respeto; algo que no le quita en absoluto veracidad y contundencia crítica a lo que dices cuando es necesario. Un lujo.

    Hablando de Rodrigo, para mí también ese ninguneo y falta de agradecimiento a Montse ha sido la gran losa que me impidió ver durante mucho tiempo con una mirada más benévola al madrileño. Tengo que reconocer que me condicionó demasiado y la ceguera de arrastrar a gran parte del grupo al confesionario a despotricar contra Bárbara. Un error garrafal que marcó la deriva del concurso en aquellos prímeros compases y dio alas a la alicantina, para convertirla casi en una mártir, de cara a una parte importante de espectadores.

    Quitando esas dos cosas, y alguna otra como la falta de implicación en las tareas, es verdad que su concurso no estuvo mal, y fue de menos a más. Lo mejor, desnudar sus sentimientos, sus frustraciones y miedos personales ante toda la audiencia. Una entrega generosa que pocos concursantes, sobre todo los masculinos, han sido capaces de hacer en la historia del programa.

    El blog seguirá en duermevela, y seguramente alguna cosa escribiré sobre lo que se me ocurra de vez en cuando como hago todos los años entre edición y edición. Ya se verá :-)

    ResponderEliminar