1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

viernes, 25 de septiembre de 2015

MAITE, LA OCTAVA PASAJERA

    No sé si son los años que llevamos enganchados a este programa o si tenemos poderes psíquicos (o cómo diablos se llamen) pero a veces decimos o anticipamos cosas sobre los concursantes que parece que leen nuestros pensamientos.  Eso es lo que me ocurrió estos días con Sofía, cuando decía con mucha sensatez respecto a su madre que a veces da la impresión que es ella la que ejerce de progenitora ante la actitud díscola y desnortada de la señora que la trajo a este mundo.  Lo digo porque en los comentarios de la entrada anterior del blog apuntaba en este sentido la misma idea al analizar el tipo de relación tan peculiar que establecen entre ellas como madre e hija, resaltando los apuros que pasa la chica con la deriva imposible del comportamiento irresponsable de Maite.  Las palabras que transcribo totalmente fueron "En el fondo está chica está muy coartada por la personalidad arrolladora y conflictiva de su madre. Sólo hay que ver como la mira cuando Maite desbarra y despliega esa filosofía tan peculiar y maximalista sobre la vida, el sexo y el resto de las cosas delante de ella. Dicen que es muy duro ser padre o madre, pero muchas veces ser hijo, según de quién, es toda una proeza."

    A pesar del deseo de una parte de la audiencia, y sobre todo de la opinión de las redes sociales más informadas y militantes que siguen el programa a favor de la continuidad de esta señora, una postura que entiendo pero no comparto en absoluto como ya dejé explicado anteriormente, al final se impuso la cordura. Es evidente que esta vez la Milá se arremangó y se mojó a tope en la tarea y cuando nos mostraron las votaciones tan igualadas cargó las tintas de su discurso para censurar el comportamiento de la navarra. No necesitó demasiados argumentos más que servirse de los desbarres y enfrentamientos gratuitos que la nueva elegida por Dios (nuestra añorada Aída de GH 8 acaba de ser destituida de su trono celestial) había protagonizado el día anterior con el resto de la casa a cuenta de la comida, la pasta y el tomate. El motivo, uno más la verdad, es lo que menos importa, sólo servía de desencadenante para justificar el discurso machacón de una Maite contra el mundo y contra todos, que nada se calla porque ella lo vale o para regalarnos alguna de sus numerosas frases con tintes más o menos escatológicas como la que se largó ayer cuando afirmó más chula que nadie que "tiene un par de ovarios sin faltar a los respetos".

    Para acompañar las razones de una crítica que la concursante le puso en bandeja Mercedes, el programa ilustró el panorama de la manera que sólo ellos saben hacerlo, con una ensalada de jugosas imágenes sobre el estado de la cuestión incidiendo en la orientación que a ellos les interesa. La simulación en el jardín, por ejemplo, ante todos sus compañeros de los movimientos espasmódicos y explícitos de cómo se lo monta ella en la cama con los tíos llegó a la cima de lo inverosímil y más patético de este concurso. Eso sí, nos echamos unas buenas risas, porque Lina Morgan, Dios la tenga en su gloria, no lo hubiera hecho mejor.  Una perplejidad que reflejaba muy bien el soseras de Carlos cuando dijo que habían visto, con Maite, más de lo que podían imaginar. Un numerito impagable, en fin, que quedará en los anales de la historia chusca del programa para sonrojo de una avergonzada Sofía, su hija, que no daba crédito y no sabía la pobre dónde meterse. El caso es que después del repaso al concurso de Maite por parte de la presentadora, haciendo siempre lo necesario para que se produzca el resultado que les interesa aunque en esta ocasión coincidiese con mis deseos, y una vez que Sofía ya había regresado a la casa al ser la menos votada de las tres, los dos porcentajes que al principio de la gala aparecían igualados se distanciaron en contra de una de las dos que quedaron en la sala de expulsiones: Raquel y Maite. A esas alturas del programa era evidente que se iba la navarra. Y así fue.
  
    A pesar del loock moderno y fresco de la Milá, con ese corte de pelo que me encanta como le queda y me recuerda vagamente a Sharon Stone - la inolvidable y atractiva protagonista de “Instinto básico” y “Desafío total” -, la encontré cansada, no sé, con falta de chispa. Es como si estuviera de vuelta de todo, y sin intención de enzarzarse en la entrevista con Maite aunque de cara al público presente y a los espectadores prometía darle lo suyo en cuanto la tuviese delante.  Durante la gala me transmitió una cierta desgana y hartazgo, y la encontré algo dubitativa ante esta primera expulsión de GH 16. Cómo si pensase que ante la primera faena de la edición se iba a enfrentar con un toro de categoría y no tuviese muy claro si merendárselo al descabello y con estoque grueso como en los viejos tiempos o contemporizar con semejante concursante para que la sangre no llegase al río.  Al final la entrevista, creo, se desarrolló más en esta segunda línea y fue suficiente con poner el espejo de su paso por la casa ante la navarra y apuntar sus múltiples salidas de tono en Guadalix para destapar sus contradicciones.   Muy televisivas y divertidas pero al fin y al cabo una farsa según mi opinión.
    Maite negaba la mayor y siguió empeñada en el plató con su discurso ante Mercedes, repitiendo una y otra vez mientras levantada los brazos jaleada por el público presente ese mantra de que ella va de frente y no se deja pisar por nadie y menos por una panda de novatos y borregos. Ella es la pastora del rebaño, la elegida de Dios y se besa repetidamente los antebrazos glorificando el polvo que según sus propias palabras su padre echó a su madre y en virtud del cual el mundo tiene el honor de contar con ella.  No niego que seguramente sea una gran persona, la más leal amiga de sus amigos y una trabajadora eficaz e intachable al volante del autobús de la empresa de transportes en la que trabaja, pero entendió que la casa de Guadalix era su corral, una especie de Nostromo, la nave espacial aquella en la que se coló un Alien voraz que se zampó a la mayoría de los tripulantes.   Es una pena porque ella pudo ser la comandante Ripley, la protagonista de la famosa película de terror y ciencia ficción interpertada por Sigourney Weaver, y comandar la nave de Guadalix con mano firme hasta la final, pero prefirió ser la octava pasajera, el alien, y sembrar el terror entre sus habitantes. Por los pelos, y como en toda buena peli de suspense, no le salió la jugada. 

    Como contrapartida dejó su semilla en la casa, su bien más preciado, su hija, que al contrario de Maite sí prefiere confundirse entre los humanos, sus bebés robots de mentira y compartir sus miserias. Una joven que respira aliviada sin las estridencias de su madre marcando el ritmo de su concurso. Curiosamente, una vez inmolada por culpa de una estrategia desquiciada y paranoica, primero aupada en los debates de la cadena y ayer condenada a no sobrepasar el estrecho margen que suponía continuar en la casa, la expulsión del concurso puede ser su victoria póstuma, porque Sofía emerge rutilante como un Ave Fénix detrás de la sombra reptiliana y depredadora de su madre.  Ahora empieza el verdadero concurso y ya podemos ver el bosque alejados de tanta pirotecnia. 
    Llegados a este punto, atiborrados y empachados de esta concursante, se quedan muchas cosas en el tintero, que tal vez se puedan desarrollar en los comentarios al tiempo que los acontecimientos evolucionan durante las primeras horas de este tiempo nuevo en la casa. Un tiempo marcado a fuego por las nominaciones de ayer y sus consecuencias.   En primer lugar me gustaría apuntar la cobardía y el egoísmo de Suso, al aceptar que lo salvasen de la nominación sin amago alguno de oponerse a los compañeros que tenían la potestad de hacerlo con uno de los nominados de la noche poniéndose todos de acuerdo gracias al privilegio de haber descubierto secretos esta semana.  Él podía proponer a otro en su lugar, ya que pertenecía al grupo de privilegiados, pero calló.  La supuesta generosidad de Muti, como fiel escudero y principal palmero de Suso, haciendo la propuesta de sacar a su amigo de la palestra estando él también nominado no me pareció sincera y menos aún el discurso confuso que se marcó ante todos al finalizar la gala hablando de dar oportunidades. 

    Tampoco me gustó el inmediato y contradictorio apoyo de Amanda a la propuesta de Muti de salvar a Suso de las nominaciones con el impresentable argumento de que su instinto le dice que si está nominado se va a la calle.  Al igual que ocurrió con Suso, cuando nominaron a Ivy y a Raquel también se escucharon aplausos entre el público, sobre todo en el caso de la extremeña, pero el mismo argumento no fue válido sin embargo para salvarlas a ellas que corren por el mismo motivo tanto peligro o más de ser expulsadas.  Y tenemos el papelón de Carlos, que no hizo el mínimo gesto de protesta ni movió un dedo para intentar salvar de la nominación a Ivy, su compañera, por mucho que tenga la coartada de que no se descubra que son pareja.  Cada vez estoy más de acuerdo con el apodo de Ken, que le han puesto sus compañeros, porque tengo la impresión de que por sus venas circula horchata en vez de sangre.
    También quisiera resaltar las nominaciones de Carolina y Enrique. Sobre todo las del supuesto médico, uno de los concursantes más listos de la casa aunque no genere de cara a la audiencia demasiada empatía. A mí tampoco me entusiasma de momento pero me gustó como planteó sus nominaciones a Suso y a Muti, sobre todo al primero. Comparto totalmente los argumentos que expuso para calzarle los tres puntos y que resumía con la frase redonda de que “hay años luz entre Suso y yo”.

    Definitivamente Aritz me ha convencido de que es una excelente persona aunque tenga claro que no ha sido sincero del todo con nosotros. Su gestualidad respira autenticidad, y realmente lo pasa mal cuando cree que puede perjudicar a alguien, y no es estrategia o puro teatro como ocurre con otros.  La paciencia que tiene con el enamorado que se le ha incrustado como una lapa, un Han cada vez más infantil, veletas y caprichoso, es infinita y creo que no se trata de una impostura, lo mismo que el cariño y el afecto con que lo trata, algo impensable en la mayoría de nosotros en un caso parecido.  El vasco, seguro, salvo catástrofe, estará en la final de GH 16.
    También quería mencionar a Marina una vez descubierto su secreto y sus horribles muñecos imitando a bebés - cuando lo suyo a su edad por muy joven que sea, digo yo, es buscarse a alguien que merezca la pena y tener uno de verdad - seguro que así se le acaba semejante afición que sinceramente me produce más aprensión que la facultad que tiene uno de sus compañeros de ver muertos en la oscuridad. Y más cuando entre la colección de muñecos sobresale según lo visto en las imágenes de su casa, la figura amenazante de Chucky, el muñeco diabólico. También debería dedicarle un espacio a "Nichela" y al pesado de Vera que lleva camino de convertirse en un verdadero lastre para ella. Espero que sea tan lista como creo para salir de la encerrona empalagosa en la que está metida, pero ya hablaremos.

Forastero Marulo

13 comentarios:

  1. Marulo, qué lúcido te veo. Leerte me ayuda a aclarar mis propias ideas. Bastante da acuerdo en lo que dices sobre de Maite. Pese a tener tanta gente apoyándola (de boquilla por lo visto) estaba claro que era carne de primera expulsión. Y me parece lógico que así haya sido. Es curioso lo ocurrido con esta concursante eh. A pesar de su horrible forma de comportarse a mí no me despertó los sentimientos de aborrecimiento que me han despertado otros por mucho menos. No me resultó odiosa en ningún momento, y tampoco sentí la vergüenza ajena que suelo sentir con personajes de este tipo. Tengo que reconocer que me he reído bastante con ella. Lo que pasa es que el hecho de no odiarla no quiere decir que me caiga bien, ni que me haya inspirado nada positivo. ¿Que es buena persona? vale, no lo discuto, pero yo eso lo doy por sentado con casi todo el mundo, no me parece ningún mérito, me parece lo normal. Pero cuando he leído defensas de ella queriendo resaltar su buen fondo, su nobleza o su papel como madre, pues qué quieres que te diga, no me lo he creído. Prefiero que la gente diga simplemente que les gusta como concursante porque da espectáculo y ya está. No hace falta andar inventando ni sacar de donde no hay. Quizá podía haber durado un poco más en el concurso pero ha ido en plan suicida desde el minuto uno, ha concursado fatal y está fuera por méritos propios, independientemente de los tejemanejes del programa.

    Al leer eso que dices de la Milá, que parece no saber para donde tirar, me doy cuenta de que a mí me pasa un poco como a ella, y me identifico con eso que decías en la entrada anterior de la mirada entusiasta y la mirada cínica. Yo también voy dando bandazos y a veces dudo de lo que pienso y hasta de lo que siento. Ya no consigo ver gh simplemente dejándome llevar, me influyen demasiadas cosas. Y con Maite me ha pasado que pese a empezar cayéndome en gracia, el hecho de que en los programas todos los colaboradores la apoyasen, sin ton ni son, como suelen hacer con todo, y que tanta gente estuviese de acuerdo en defenderla, hizo que yo me replantease mi postura. Llega un momento en que dices "a ver, a ver, estamos hablando de una persona insoportable, grosera, delirante...una cosa es que a mí me haga gracia y otra que a todo el mundo le haya dado por verla como la gran esperanza de gh ¿estamos locos o qué?" No sé si me explico. Que el 24h va a estar muy aburrido sin ella, dicen. Coñe, pues lo apagas y pones otra cosa, mira tú qué problema. Es que, seamos realistas, no hay ningún programa capaz de mantener el nivel de entretenimiento en lo más alto durante varias horas. En cualquier programa, del tipo que sea, hay algunos momentos álgidos, o especialmente brillantes, pero es imposible pretender que la vida de una docena de personas metidas en un casa sea un descojone continuo o una película de acción trepidante en la que no paran de ocurrir cosas. ¿No estaremos pidiendo demasiado? Sinceramente, yo nunca busqué esto en gran hermano, me parece que todo debería ser mucho más simple. Pero bueno, ya te digo que me siento un poco perdida, como Merceditas, y un poco fuera de onda.

    ResponderEliminar
  2. Veremos que nos depara ahora la convivencia. Sofía no me gusta nada, en ocasiones me desagrada bastante. Tiene una actitud distinta a las otras chicas y eso la hace parecer especial, pero tiendo a pensar que es más apariencia que otra cosa. Diría que es bastante cortita pero igual me sorprende para bien, no lo descarto. De las chicas si tuviera que decantarme por alguna sería por Nichela, aunque tampoco creo que sea para tirar cohetes. Al principio me pareció que una chica con un físico tan potente tenía que tener una personalidad acorde con su aspecto, pero no acabo de verla. Me pasó también con Vera, físicamente es el que más me gustó al entrar y esperaba que detrás hubiera un tipo interesante pero no es más que un crío. Los que más me interesan de momento son Enrique y Aritz, y coincido contigo en tus apreciaciones sobre ellos. Sabes a quien me recuerda Aritz? Me vas a matar y lo mismo le coges manía por ello jajaja, pero me recuerda de alguna manera a Angel, el ganador de gh11. Recuerdo que sus detractores dudaban de sus buenas intenciones, no servían sus palabras ni sus hechos, por huevos tenía que haber algo oscuro y retorcido detrás. Pues temo que con Aritz pase lo mismo, si no le encontramos nada malo habrá que inventarlo. En fin, ya veremos, por ahora no me ha ganado del todo ninguno de ellos.

    Ah, el tema de los muñecos reborn también me espeluzna bastante. Un día vi un programa sobre eso, de la chica esta que hacía lo de 21 días, ahora no recuerdo el nombre, y me pareció todo bastante increible, aunque por lo visto estos muñecos se usan como terapia con resultados muy positivos y no tienes que estar necesariamente loco por tener uno o varios. En el caso de Marina, me fijé que el jueves cuando salió con el tal juanito del confe y todos querían cogerlo ella les dijo "os pido que lo hagáis con cuidado porque son piezas de artesanía muy caras". Creo que eso habla bastante bien de su salud mental ¿no?

    Bueno, hasta otro rato. Y el jueves que salga Muti.

    ResponderEliminar
  3. Maltissa, empiezo por el final, porque es lo que tengo más claro de cara a la gala del jueves y estoy totalmente de acuerdo contigo: que se vaya Muti, que mejor le hubiera ido si siguiese invisible. Total para reírle las gracias chorras al viceverso de Suso en la casa no pinta nada.

    No te lo vas a creer, porque me has leído el pensamiento, pero en la próxima entrada pensaba comentar la misma idea que planteas en el segundo párrafo de tu primer comentario. No entiendo esa necesidad de tener la casa con traca y pirotecnia de la gruesa a todas horas, eso no se consigue ni en las mejores pelis de acción. Tampoco me acaban de gustar los concursantes tipo Maite que tensan todo, con un punto de agresividad y enfrentamiento, que llega a hacerse insoportable tergiversando y encubriendo la actitud de los demás y la evolución de las tramas. También creo que eso no es gran hermano, necesitamos momentos de reposo incluso de aburrimiento, en que las relaciones entre ellos se cuezan a fuego lento para que podamos analizar cada gesto, cada mirada, para entender como avanza el concurso más allá de los momentos puntuales, álgidos e incluso brillantes como tú dices, y descubrir los verdaderos entresijos del juego de los concursantes. Recuerdo en especial GH 13, una edición magnífica a pesar de los desaguisados de los mandamases del programa, que tuvo momentos sobre todo al principio que parecía no pasar nada pero nos tenía absorbidos por completo porque todo se desarrollaba a nivel subterráneo y los concursantes sólo nos dejaban ver la punta del iceberg hasta que se rompió la telaraña y pasó lo que pasó.

    A la Milá le pasa lo que a nosotros, que nos pesan los años de seguidores del programa y ahora, como pasa siempre en la vida en todos los órdenes, llegan nuevas generaciones televisivas con otras formas de consumir el producto: el carpeterismo cerril, los viceversos y los yonkis de las redes y la instantaneidad que todo lo quieren aquí y ahora. Y nos dejan descolocados. También está el nuevo tipo de concursante de hoy, que cree saberlo todo y es complicado que entre en la casa sin intentar engañarnos y darnos gato por liebre. En fin, no creas, a mí también me cuesta, es difícil dejarse llevar, lo explico a mi manera en la anterior y primera entrada de esta edición. En GH 14, como sabes, no pude con ello. En esta ocasión a ver hasta dónde llego.

    ResponderEliminar
  4. Hablando de la expulsada, aunque haya hecho un símil de su paso por el concurso con el Alien de la peli de Ridley Scott, que conste que a mí Maite tampoco me produce un repelús mayor que otros concursantes de ediciones anteriores. En algunos momentos, a pesar de estar convencido de que sobreactúa intencionadamente, y que de las cosas que hace y dice, por tanto, no le salen así de natural, incluso me produce ternura. Ni yo mismo acabo de creérmelo, de verdad. Su hija me parece una niñata estilo “viceversa”, de ahí que Suso sea su ideal en la casa, pero la actitud de Sofía tiene más justificación. No quiero decir con esto que sea mejor o peor persona, ni si es más o menos espabilada, pero las circunstancias personales, y la familiares sobre todo, condicionan como somos. Y en su caso, le honra que diga a los demás que ama a su madre por encima de todo, porque es sangre de su sangre aunque es consciente que no es una madre al uso que no hace ni dice cosas “normales”.

    De las chicas también me interesa Nichela, pero es la típica concursante que necesita ir despacio, creo, para darnos más en el concurso. Y la deriva acelerada que llevaba el asunto con Maite dentro resultaba cotraproducente para personas como ella. De los chicos, desde luego creo Aritz y Enrique son los que tienen más cabeza y a lo mejor nos sorprenden a medida que avance el concurso.

    Sabes, a medida que leía la comparación que acabas de hacer entre Ángel de GH 11 y Aritz no paraba de sonreír, porque no creas, los primeros días lo pensé: ¡Mierda, otro como el de la mirada oblicua!. ¡No debatimos en el blog de la taxista de Guadalix a cuenta del ganador de GH 11!. Pero creo que no tienen mucho que ver el uno con el otro. El vasco me parece que tiene un fondo naíf y toque de candidez, salvo que nos engañe, que no tenía Ángel ni de coña.

    Respecto al tema de Juanito Reborn, el bebé muñeco de Marina, espero que no pase con él como con Rosita, la añorada muñeca de Rebeca, en GH 11, que como sabes le debo el nombre de este blog y por descarte se convirtió para mí en la mejor concursante de GH 11 después de que Hans intentase ahogarla en la bañera. Siguiendo con la broma espero que no me tomes a mal que prefiriese a una muñeca antes que al bueno d Ángel. :-)

    ResponderEliminar
  5. Buenas!

    A mí, y difiero de vosotros dos, Forastero y maltissa, Maite y su actitud, o simplementem mejor decir la actitud de Maite sí que me espanta y no precisamente por su trato para con su hija, que aunque no comparto, entiendo que es cosa de ellas y de nadie más ( me refiero a ese trato de amigas que dice Maite tienen, aunque no sé yo si Sofía opina tal cual) sino por ese comportamiento para con el resto de la casa, faltando al respeto a diestro y siniestro, por ese no reconocimiento de sus fallos y ese encarar a la casa sin entender que eran 16 los habitantes de la casa y que por eso, hay derechos y deberes de todos.
    Sin embargo, algo que me escamaba desde los primeros días en ella es que, desde el comienzo ya recalcaba a Sofía que el programa basaba en dar espectáculo, que concursantes como Carolina o Ivi, o Carlos, o la del circo (no me sé el nombre, escribirlo digo) no daban juego y que así no. Esto lo decía para justificar sus salidas de tono... por lo que entiendo, mi percepción, es que la habían instado a señalarse. Y como a ella eso le venía muy bien, pues eso, representando su papel más que vivirlo.

    Toda la semana en los programas intentando salvarla, y sin embargo en la gala desde el minuto 1 trabajar para sacarla... mucho me temo que los "jefes" entendieron que no la iban a moderar y que lo que hasta entonces mayoritariamente la gente lo valoraba como espectáculo sin pararse a entender más allá, pudiera que se les volviera en contra y fueran ellos, Gh, los criticados por meter y mantener a alguien con semejante proceder.

    Respecto a Milá, pues no creo yo que estuviera bien, porque tal como yo aprecié, se preocupó más de salvar el programa en sí que de afear las conductas de Maite. Cierto es que esta última no se dejaba, no se amilanaba, pero para mí, no le dejó claro porqué estaba fuera. Sin embargo sí nos dijo que Maite estaba a puntito de expulsión disciplinaria...

    No tengo más impresiones sobre los otros concursantes que las que dejé expuestas en tu anterior artículo; a día de hoy sigo pensando lo mismo, cuatro personajes principales, Sofía ( sigue sin disgustarme, salvo eso que apuntais ambos, actitudes de niñata caprichosa, pero eso de ser diferente a las demás, haciendo y diciendo lo que quiere y cuando quiere, me agrada), Quique que ha conseguido mandar a batallar por él sin que sus soldaditAs se percaten que le sirven de escudo (me disgusta por la poca lealtad que le aprecio), Carolina que analiza, calla y otorga y Aritz, del que sigo diciendo que no acabo de saber si va o viene (por momentos me parece noble y sincero y otras veces, le veo calculador actuando de bienquedar con todo el mundo).

    Aritz y Ángel del mismo palo??? No me lo parece, de momento digo.

    ResponderEliminar
  6. Prudent, la clave está en algo que decías en tu último comentario de la entrada anterior, cuando te referías a que Maite con su comportamiento desmesurado había descolocado las alianzas de la casa y que una vez fuera, las cosas vuelven a su sitio natural. De alguna manera esa es la idea que planteo en esta entrada cuando digo que ahora ya podemos ver el bosque y por fin empieza el concurso una ver eliminada la distorsión de la navarra del tablero. Tú hablabas también acertadamente de que Maite lo eclipsaba todo -. Respecto a su comportamiento, más que espantarme me desagrada, y fundamentalmente por como estableció su relación de convivencia tan negativa con sus compañeros, de ahí el compararla con el alien.

    Y lo de los tejemanejes del programa, pues que son marca de la casa, ya lo hemos hablado muchas veces, por eso no me extraña que primero jaleasen a Maite en los debates para luego crucificarla en la gala. Nosotros, creo, debemos ir a lo nuestro y enfadarnos lo justo salvo cosas como lo que hicieron en GH 14 con Argi. Y a la Mila este año la veo diferente. A lo mejor le pasó como a Sansón, que perdió la fuerza cuando le cortaron el pelo :-)

    Hablando de los concursantes que resaltas, veo que continúas con los mismos, y estoy de acuerdo. Por lo que estoy viendo, lo poco que he podido seguir este fin de semana, son los que tienen más interés por distintos motivos. Bueno dejaría a Sofía en observación, por lo que explico en la entrada, y añadiría a Nichela - he decidido llamarla así para simplificar y me suena bien - porque sigo pensando que tiene mucho recorrido y tengo algunas esperanzas puestas en ella teniendo en cuenta lo que hay en la casa. En lo que comentas de Quique, y con su manejo desde la distancia de su grupillo, sus soldaditAs tal como dices, demuestra que es un concursante que dará que hablar, pero a mí me gustaría que diese también más la cara y fuese más de frente. En algunos aspectos me recuerda al cura de GH 13. Aritz es un quedabien, es verdad, entre otras cosas lo demostró cuando no puso pegas a que salvasen a Suso de la nominación, pero sigo pensando que la casa le supera y no tiene estrategias definidas. A lo mejor me equivoco, y otra cosa, me empieza a preocupar que llora demasiado en el confesionario y sólo acabamos de comenzar el concurso.

    ResponderEliminar
  7. maltissa:

    Yo también vi un programa de eso y no recuerdo pero creo que era Conexión Samantha, puede ser, y la verdad me dejó impresionada, era como adoptar un niño pero en muñeco, el motivo de algunos era sustituir a señoras que habían agotado todos los recursos para ser madres, y era como un terapia.

    Respecto a lo del 24 horas también totalmente de acuerdo, si todo fueran discusiones y jolgorios y entretenimiento, apaga y vamonos entonces sería un bodevil o una obra de teatro interminable, son muchas horas con quitarlo basta, otra cosa es que cuando lo quites, salte la liebre y te lo pierdas.

    Marulo totalmente de acuerdo con tus apreciaciones, me ha encantado todo lo que he leido.

    ResponderEliminar
  8. Kata, respecto a lo que le comentas a Maltissa tengo que reconocer que no tenía ni idea del mundo reborn. Sabía que había gente que establecía relaciones de afecto con muñecos de forma intensa y adictiva pero no que hubiese un mundillo especializado sobre el tema, y menos aún que funcionase como terapia de adultos. Pensé que en todo caso era una cosa más de japoneses, que por su forma de ser son muy frikis para estas cosas y les pone mucho lo de los robots y lo artificial. Realmente el tema de esta chica me ha sorprendido.

    Ah, y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  9. pues muy bien en desacuerdo que estoy jajajjajjaja. pero para eso estamos.


    conste que he leído con el lector ese to lo que habéis escrito, pero ha sio esta mañana así que así a lo rápido... cagonto!!!! pero que a mi me gustan más las 24 horas coñe!!! que nos han fastidiao!!


    BESOTESSSS!!

    ResponderEliminar
  10. Kata, sííííí, ese era, Conexión Samanta. Había una pareja que compraba uno, o lo adoptaba como les gusta decir, y el programa hacia un seguimiento. Y cuando se lo daban hacían una reunión familiar para presentarlo a todo el mundo. Era la mujer la que lo quería, el marido decía que le parecía bien porque a ella la hacía feliz, pero yo me quedé con la duda de si tanto él como el resto de la familia no estarían haciendo el paripé porque sabían que ella estaba loca....Resultaba un poco chocante verlos a todos allí, siguiéndole la corriente... En fin, me pareció alucinante. Luego había otro tipo de usuarios con perfiles más normales, supongo que hay gente para todo.

    No tengo tiempo de comentar pero os leo con interés eh. Acrata, siempre me haces dudar. Y lo sabes. Cuando no estamos de acuerdo pienso "pues va a ser que estoy equivocada".

    ResponderEliminar
  11. MALTISSA válgameelsielo pero si eres tú la que me hace pensar a mi.


    el DIRECTO está animadito esta tarde... y sin MAITE. JURO! aunque sean cosas ya vistas y eso, da gusto volver a verlas.


    conste que siempre vienen de las PERSONITAS DE DENTRO más mayores. las BRONCAS O BRONQUITAS de los CHIQUIS son menos divertidas. siempre.

    ResponderEliminar
  12. del REBORN... pues aunque sea una terapia muy momentanea supongo que no deja de ser un PLASTICO y antes o después será abandonado como lo que es.


    y supongo que cuando uno está en esas de que con un MUÑECO te ayudas pues no hace falta que sea uno de 1.000 EURACOS.


    un REBORN es para lo que ha quedado, para CAPRICHO DE COLECCIONISTAS.


    no es malo que MARENINA sea una COLECCIONISTA. pero no deja de tener más importancia que eso.

    ResponderEliminar