1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

sábado, 20 de diciembre de 2014

Y EL ÓSCAR ES...

    No sé qué me pasa este año pero casi siempre tengo un título previsto para cada entrada que al final descarto porque la actualidad se impone como un flash que me sorprende y me ciega momentáneamente. Una revelación que me obliga a encabezar lo que escribo de manera alternativa por la urgencia de la última percepción, que en este caso es la frustrante visión de ver el premio en manos de Paula. Un maletín plateado que imaginé como la entrega de un flamante óscar dorado a la mejor interpretación en la película del año. 

  En principio nada que objetar y procuro asumir el resultado como siempre he hecho en estos casos, felicitando a quien corresponda por la victoria de esta chica barcelonesa de 20 años que ha seducido a tantos espectadores del programa después de ese contundente 70% de votos a su favor que no voy a discutir, porque es lo que hay y el juego está montado de esta manera y si a estas alturas continúo comentado GH después de tantos sinsabores en el pecado llevo la penitencia. Y puedo asegurar que la penitencia ahora mismo es dura de verdad.

    A lo que voy, que este maletín plata, trasunto de un óscar holliwoodiense, entiendo que no sólo premia el mejor papel – en este caso femenino – de la historia de Gran Hermano, algo digno de aplauso y que la gente compró con entusiasmo, que es lo importante al fin al cabo, sino que se convierte también en un galardón compartido con el mismo peso o más si cabe en el éxito de otras categorías que se encuentran fuera de la casa: en concreto la de mejor guión y montaje de la dirección del programa. Un reconocimiento en último término a Telecinco y su productora por el filón inagotable que acaban de descubrir. Un personaje perfecto para incorporar al extenso elenco de descubrimientos que seguramente ayudará a llenar horas y horas de entretenimiento vacuo y “marujil” tipo “Sálvame” que no me atraen en absoluto, porque nada me interesa de la cadena amiga más allá de la magia que me ofrece cada año la casa de Guadalix detrás de esas cuatro paredes rodeadas de decenas de cámaras con un grupo de desconocidos que conviven dentro varios meses bajo las reglas de un juego cada vez más elástico y acomodaticio a los intereses del programa y bajo el prisma implacable de nuestra mirada crítica y voyeur.

    He comenzado a escribir esta entrada con sabor amargo intentando contener el inmenso desencanto y tristeza que me produce el desenlace final de Gran hermano 15, que no por esperado resulta menos doloroso, y procuro medir cada palabra, cada punto y cada coma para que mi alma de “reventado” no se muestre demasiado punzante y áspera intentando buscar un poco de luz y consuelo ante lo que considero un gigantesco despropósito. Una sensación que no se debe tan sólo al resultado sino sobre todo por cómo se desenvolvió una gala organizada para desbaratar a conciencia, por las bravas y sabiendo de antemano que la final tenía un nombre, la buena onda que se había conseguido alcanzar durante estos siete días entre las tres finalistas disfrutando de una ilusión compartida en un ambiente propicio gracias sobre todo al buen hacer de unas maravillosas primas.  No era necesario avivar una hoguera que se había apagado o atenuado incitando a las primas contra Paula y viceversa con los vídeos que les pusieron, sabiendo como sabían que al final de la noche llevarían las de perder Alejandra y Yoli. Un castigo gratuito a la mayor gloria de la estrella rutilante de la noche.
   No lo había pasado tan mal desde Gran Hermano 10 cuando asistí con estupor a la “coronación pirata” de Iván y su “luz im-propia”, y eso que he vivido muchas finales ganadas por concursantes que no deseaba, pero jamás como esta vez. Y que conste que Paula es la menos culpable en todo esto.  Ella ha interpretado a la perfección el papel ensayado y soñado desde que fue consciente en el vientre de su madre de que estaba destinada para esto, con la dicción perfecta de una dama de la escena que domina todos los registros desde una vena histriónica y fabuladora.  La dirección se olió el melodrama con su personaje y puso a su servicio desde el principio hasta el final el decorado y el marco perfecto para su lucimiento manejando el guión y el montaje con maestría para que una parte de la audiencia entregada se dejase embaucar acreditando el producto.  En estos momentos, como en ocasiones anteriores, sólo atenúa mi desazón y mi rabia acompañar la alegría y felicitar por el triunfo de su favorita a las personas que aprecio y adivino contentas detrás de esos nicks familiares y con las que comparto desde hace ya largos años esta aventura de seguir en las redes este concurso. 
    El título que me pedía el cuerpo y descarté era “realidad, sentimiento y fantasía”, intentando parafrasear la famosa peli clásica del cine italiano de siempre: Pan, amor y fantasía.  Las tres palabras que representaban a la perfección el resumen de las emociones que suscitaban en mí cada una de las tres finalistas. Alejandra me conectó con la realidad de una chica problemática que trasladó al concurso hasta emocionarme su naturalidad genuina y su deseo de crecer hasta encontrarse entre esas cuatro paredes conviviendo con extraños y domando las aristas cortantes de su carácter. La que intentó hacer aterrizar hasta el último momento a su prima enamoradiza y bajarla de su nube sentimental de entrega y cariño no correspondido que ella no merecía, la concursante que abordó con valentía todos sus actos y sus palabras de manera directa y fiel a sus convicciones sin importar las consecuencias.  La chica albaceteña que rozó el sueño de ganar una final de GH con las manos llenas de luces y sombras pero con el brillo único que da la autenticidad.

  Quiero hablar de Yolanda pero casi no me sale y ahora mismo sólo puedo decir que todo su concurso fue un carrusel plagado de sentimientos, regalando cariño y afectividad sin medida e incapaz de guardar rencor a nadie. Y verla ayer en el plató con Mercedes intentando nublar su corazón generoso y confiado con falacias y verdades a medias llenas de cinismo asegurando que su familia la sacrificó para ganar el maletín es algo que me subleva. Y después otra vez envuelta en el bucle interminable con un Jonathan al que no consigue por mucho que lo intenta mirar con el desprecio que se merece.
    Y por último Paula, que llevó a una mayoría de la audiencia votante y encandilada a su mundo de fantasía. Un territorio que no fui capaz de traspasar jamás porque siempre me pareció una ficción, la ilusión engañosa detrás de un espejismo que esconde reacciones de naturaleza histérica y desconcertantes imposibles de digerir. Sólo me gustaba, a veces, la mujer real, analítica e incluso fría que observaba y diseccionaba su entorno con tanta claridad y certeza que era pura contradicción con la caricatura que dibujó para nosotros o con ese deseo de apoyarse en varios concursantes masculinos para sobreactuar y morir de amor.
   Nos esperan tiempos nuevos con nuevas generaciones que se incorporan como seguidores y formas diferentes de gestionar su participación en el programa a través de las redes, y lo hacen de manera exponencial y diversificada.   Desde una visión de veterano seguidor anclado en normas y usos antiguos me atrevo a vaticinar que con el triunfo de Paula nace una nueva tendencia que bebe en varias fuentes, como Fresita por ejemplo, pero de una forma perfeccionada y teatral sin complejos. Esto es el futuro y tendrá unas consecuencias en próximas ediciones que ahora mismo no somos capaces de atisbar, algo similar a lo que ocurrió con la primera revolución que supuso internet incorporada de forma oficial a Telecinco en Gran Hermano diez.  Seis años después podemos asegurar que el Ivanismo ha muerto y ocupa su lugar el Paulismo.  ¡Ole tú! y que san Vasile nos coja confesados.


Forastero marulo

10 comentarios:

  1. ¡Hola!

    No sabes cuanto me hubiera gustado compartir favorito contigo... ser capaz de ver lo mismo que tu ves en ellos y, además, poder celebrar juntos alguna victoria en el caso de que ganen.

    En esta edición no ha podido ser, pero no desespero y en la próxima tal vez lo podamos festejar juntos.

    Como siempre me ha encantado leerte y espero seguir haciéndolo en el futro.

    UNHA APERTA

    ResponderEliminar
  2. Como no he podido seguir la gala final en directo, y la he visto en diferido a lo largo de la tarde del viernes, al menos el disgusto lo llevé controlado gracias a la ventaja que suponía conocer de antemano lo que había ocurrido. Aún así no me libró de la rabia y sólo ahora después de publicar esta escueta entrada empiezo a sentirme aliviado.

    Necesito dos o tres días, y tras el debate, para abordar todo de una forma más sosegada en una próxima entrada. Pero no estoy muy seguro de que me queden ganas.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Atticus, la verdad es que no te recuerdo nunca tan enchufada con un favorito como este año. UNHA APERTA también ti y felicidades.

    Ahora me voy al comentado a dejar allí la felicitación para todas

    ResponderEliminar
  4. Marulo, ánimo hombre, que de peores cosas hemos salido. Hoy te voy a dejar tranquilo con tu pena, pero igual mañana vengo a decirte algo, a ver si bajas de esa nube desde la que ves a las primas, que esa visión de las de Albacete sí que es fantasiosa. Me voy a despedir al estilo gatuno que hoy me ha encantado esto: 70,9%. Venga, hasta luego :P

    ResponderEliminar
  5. Buenas madrugadas Maltissa, yo te diría al estilo marulo que las mayorías ganan pero no tienen porque llevar necesariamente la razón. Claro que de peores hemos salido y gracias por el deseo de redimirme pero prefiero seguir rumiando mi amargura en mi nube blanca y radiante flotando en los cielos transparentes y frescos de la Mancha.

    Por cierto, hablando de temas gatunos y de triunfos, ojo con las borracheras de victoria. No te olvides lo que le pasó al barco pirata ivanista que acabó naufragando y hundido a cañonazos por culpa de sus tripulantes intentando repartirse el botín después del triunfo. Y nosotros fuimos testigos, cada uno en un bando :-)

    ResponderEliminar
  6. ¿Hola!

    ¡Qué rara tu entrada!, me esperaba comentaras la gala desmenuzándola, aunque bien es cierto que lo queda finalmente en el recuerdo es el desenlace final de estos tres meses pasados, un triunfo y una derrota. Así lo veo yo, y así creo que ha sido durante todo el concurso. Toda vez se fue de la casa Lucía, llevándose con ella la trama principal que se gestó no sé si intencionadamente o no por Omar y Paula (y Gh frotándosse las manos), quedó un enfrentamiento claro, Paula la fantástica y todo su séquito que le daban color y LAS PRIMAS que coloreaban ellas a todo el que se les acercaba, y eso que durante todas las galas se las opacaba impidiendo el lucimiento de ambas dos; pero ni el ninguneo a veces ni el perjudicarlas otras lograban que estas dos chicas no fueran referente en el concurso. Y así estaba claro que el concurso era cosa de una y una más una.
    Con el carácter mostrado por Omar, creo que este estaba llamado para tirar del concurso y llegar a la final, luego entonces algo se les debió torcer a los guinistas para que le cortaran el cuello de tan malas maneras.
    Quizás Omar evidenciaba a Paula en demasía y decidieron cortar trama del todo aprovechando el tirón les daba las malas formas en el hacer del chico (GH siempre hipócritamente ha castigado las malas formas sin importarle el fondo... nunca nunca ha rascado para encontrar verdad).
    Paula ganó el concurso aquella noche en la que fue dejada y humillada; ahí empezó la apuesta de Gh.

    Y mientras dos chiquitas sorbiendo la casa sin importarles lo que gusta de cuidar Gh, las dichosas formas que venden mucho y bien.

    Yo estoy a día de hoy anonadada todavía, y es que no logro entender que se premie a Paula, a quien yo definiría como verdad y mentira. Entiendo, quiero entender al programa su apuesta, una chica alegre que se sabe sobreponer al infortunio, luchadora y que se trabaja como nadie todo lo que el reality lleva de show, de ahí que potenciaran durante todo el concurso lo positivo que tiene Paula y ocultaran todo lo negativo de ella (me refiero galas y supongo aunque no ví de seguido, resúmenes y debate), pero los votantes???, no entiendo que no apreciaran que Paula nos presentaba el personaje dejando en un segundo lugar a la persona. Solo en ocasiones, bien por descuido o porque no consideraba ella era tiempo de trabajo, era que se nos mostraba ella, la Paula al desnudo, y cosa chocante para mí, es entonces cuando a mí me ganaba.

    Me suele dar igual el carácter de los chicos, lo que me encanta es descubrir si me muestran verdad o se me esconden, y si pasa esto último, me atrae el descubrir la razón... A veces pasa que una tontería me basta para fijarme en uno (caso Yoli esta edición, fue una tontería que me llamó muchísimo la atención y me gustó), pero Paula??, Paula fabricando guiones para caminar por el concurso??? espectáculo ha dado, sí, y en vista su triunfo tan arrollador, ha gustado eso este año, vivir un personaje... claro que con la inestimable ayuda de Gh que hasta en la misma gala final entorpecieron el lucimiento de las primas en favor de Paula.

    Y tampoco entendí como en esa gala final, en una entrevista a Yoli dan más si cabe protagonismo a Jonathan, dejando su paso por el concurso, el de Yoli, casi que sin argumentos... tres meses de concurso, tres, y subrayan el enfrentamiento como todo argumento al paso de Yolanda por la casa? Y ¿qué hicieron con Ale? más de lo mismo, No vi de ninguna nada, pareciera no interesaba, ahora eso sí, enfrentamientos varios, con Jonathan, con la misma familia de las chicas dejándola o poniéndola de interesada... No recuerdo galas finales con tan poco aprecio a los finalistas, la verdad.

    Un apunte, yo no estoy de acuerdo contigo respecto a Jonathan, pero eso creo ya sabes... y me gustó el chico, llevado contra las cuerdas como se descerrajó.

    Queda otra entrada mínimo sobre esta edición, bien! :-)

    ResponderEliminar
  7. Hola Marulo!
    Vengo a felicitarte tambien, pero por lo bien que lo cuentas todo :)
    No soy de escribir mucho, siempre estoy donde acrata y jota, pero vengo a leer todas tus crónicas, me alegré mucho con tu vuelta este GH y algún día llegará, que puedas celebrar una final con tu favorito.
    Este año, tampoco ha ganado el mío, porque soy de Omar, pero por acompañar a las niñas en la Plataforma, alli estuve, aunque al final me alegrara que ganara el maletin plata jejeee

    Nos vemos en el próximo ;)

    ResponderEliminar
  8. Sí Prudent, reconozco que la entrada es bastante rara y diferente a lo que acostumbro, pero desgraciadamente las circunstancias personales me impidieron ver la última gala en directo, la única que me he perdido de toda la edición. Normalmente veo las galas tomando notas mentalmente o por escrito apuntando dos o tres palabras de las cosas que me agradan o me impactan y casi siempre una vez terminada me quedo viendo el directo una o dos horas por lo menos para conocer el impacto en los concursantes de lo que pasó con las nominaciones o cómo afecto la expulsión de la semana. Son momentos siempre interesantes y sensibles en los que suelen pasar cosas significativas entre ellos y suelen bajar la guardia que te ayudan a interpretar y analizar con más profundidad el concurso para sacar conclusiones. Luego me voy a la cama para desconectar y durante todo el viernes en el trabajo, o en casa, voy madurando y encontrando el tono de lo que quiero decir para ponerme a escribir e intentar publicar normalmente a última hora del día o ya el sábado de madrugada.

    Como esta vez tuve que ver la gala en diferido afronté el tema de otra manera y al no vivir todo el proceso de siempre la visión fue más global y me fui a lo sustancial. O eso intenté. Podía dejarlo para ahora pero necesitaba largar cuanto antes mi decepción, porque me quemaba y dejar para otra entrada o entradas posteriores hacer una reflexión y recapitulación más amplia.

    Quería decirte que tenemos tanta sintonía durante esta edición en la forma que vemos el concurso, excepto detalles, que tu comentario completa de manera perfecta todo lo que digo en la entrada. Abres más el arco de visión y vas a los orígenes de esta situación de comunión entre el personaje creado por Paula y la sumisión del programa guionizando su glorificación en detrimento de los demás. Todo comenzó cuando Omar la dejó, es verdad, y se convirtió en una pobre niña abandonada. Y tienes razón, también intento explicarlo en la entrada, a mí también me ganaba Paula cuando dejaba aparcado el personaje de ficción y se comportaba pegada a la realidad, cuando abandonaba su voz impostada insufrible y hablaba normal. Esa era al hawaiana que también podría haberme ganado. De hecho lo hizo la noche que expulsaron a Alfredo y ella abordó al apoderado en el jardín para entender el juego que se traía al constatar que la despedida cortante del chico gitano y los aplausos del público indicaban que estaban viendo a otro Fran.

    Las entrevistas de Yoli, y todavía más la de Alejandra, dejaron mucho que desear desde luego, esta última por la falta de tiempo. Y para más castigo volvieron a reincidir en el tema de la reunificación de los votos en una de las dos, y con la prima rubia sin tiempo para otra cosa que analizar su relación con Joni. Y claro que se notó falta de aprecio a las finalistas, pero es que toda la energía se estaba acumulando para la estrella de la noche.

    Ya sé que no coincidimos con el tema Joni, bueno en realidad ya sabes que me parece un buen tipo, pero no le perdono por dejar siempre a Yoli a los pies de los caballos, incluso fuera de la casa. Tengo bastante curiosidad por saber como abordarán durante el debate de hoy mismo esta cuestión, pero creo que volveremos al famoso triángulo amoroso

    Desearía cerrar esta edición con un buen sabor de boca pero no sé si el debate nos permitirá conseguirlo. Ya veremos. Y también me gustaría contar con tus últimas conclusiones :-)

    ResponderEliminar
  9. Sale, muchas gracias. Siempre te leo, igual que a las demás en gran hermano comentado. Desde luego os lo habéis pasado cojonudamente toda la edición y ya sabéis que me río mucho con vosotras.
    Por cierto escribes poco, pero se te entiende perfectamente. Y este año no diste tregua a nuestra Yoli. Lo sé, y eso que trataba con mucho cariño y afecto a tu Omar. :-)

    ResponderEliminar
  10. Murlo, aunque no haya comentado, siempre, siempre te leo. Gracias-

    Y como esto se ha acabado, solo me queda desearte !!!MUCHAS FELICDADES Y UN FELIZ AÑO NUEVO!!!!!!!!

    un barazo Marulo

    ResponderEliminar