1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

sábado, 11 de octubre de 2014

CUESTIÓN DE SUPERVIVENCIA

   
    Ya sé que para lo nuestro no es el mejor perfil, ni el suyo ni el de Loli, su hermana la pitonisa, por eso tenía clarísimo que se iba Maika, hasta el punto de que esta vez no tuve en cuenta la aparente igualdad que había en las votaciones y me centré en repasar mentalmente para esta entrada sólo las notas recogidas sobre la hermana más joven de Puente Genil, que por cierto no eran muchas pero sí reveladoras sobre cómo ha sido su paso por Gran Hermano. Podrá gustarnos o no su expulsión pero pocos dudan que es lo más adecuado para el guión de GH 15, y muchos aplaudimos incluso retorciendo el gesto, casi lo mismo que la semana pasada cuando se fue Paco en votación muy ajustada con Paula aunque tuve algunas dudas hasta el final. ¿Alguien se imagina después de todo lo vivido lo que sería esta semana sin Paula en la casa?. ¿De qué estaríamos hablando ahora?. Yo me entiendo y supongo que todos me entienden.
    Digo esto porque ante tanta igualdad entre dos concursantes para salir expulsados en GH se cumple siempre, o casi siempre, una regla de oro del concurso:  Al final se queda el que más interesa para el programa, aquél que tiene todavía recorrido y expectativas de protagonizar más capítulos dentro de la casa como actor principal o secundario de lujo. Y Shaima, con una personalidad repleta de tantos recovecos teniendo en cuenta su juventud, con un comportamiento imprevisible e impertinente por bandera, metiendo las narices en todas tramas de la casa, provocando y acizañando de manera consciente o no - un tema a debatir - es todavía un personaje imprescindible para el concurso. Una joya demasiado valiosa como para deshacerse de ella de primeras. Ella es la mayor cotilla y correveidile del reino y si continúa por ese camino va a superar con creces a su maestra, a la que fue la "fórmula uno" de la maledicencia en la historia de GH, a Ángela, la inolvidable concursante ciega de GH 9 que tan buenos momentos nos hizo pasar y cuyos "pecados" pagó con creces en su expulsión con uno de los porcentajes más altos que se recuerdan.

   Me fastidia reconocerlo y asumirlo, pero el "exotismo" y las circunstancias personales, culturales y religiosas de la ceutí constituyen una golosina y un cóctel tan apetecible desde el punto televisivo, aprovechando la situación coyuntural del país, que su presencia en Guadalix favorece el interés por el concurso de una parte importante de la audiencia. Una atención interesada y compartida por el programa fundamentalmente en dos cosas: En primer lugar porque es de las pocas en la casa - junto a las primas, el universo de Omar y quizás Luis - que mueven ficha en el juego dinamizando el concurso, y en segundo lugar porque todos deseamos que se libere de una vez por todas de sus ataduras, sean las que sean, y como decía Maika que se quite la careta. Lo que está por ver.  Entiendo que es pedir demasiado a una chica muy joven de personalidad tan controvertida, con todo el peso de su mundo representado en el velo, y la mirada crítica del nuestro, aplastando sus sueños y sus deseos.  De momento podremos disfrutar, o sufrir, con su presencia dos semanas al menos
    Maika, por el contrario, con una personalidad fuerte y definida, es ya un capítulo cerrado que ha cumplido su función en la casa y probablemente no había en el horizonte de su concurso algo que ilusionase de cara a la audiencia, nada nuevo que pudiese ofrecer más allá de lo previsible. Además queda su hermana, Loli, del mismo perfil, y con unas actuaciones también bastante elocuentes y similares de cara a la audiencia. Lo mejor es que ahora deberá cambiar de estrategia -"dejar de cortar los pollos" como le aconsejó Maika en su recado de despedida - y arriesgarse a buscar otros caminos más allá de sus virtudes de sargento de cocina o deleitarnos con sus aquelarres adivinatorios de pitonisa que tanto gustan, inquietan y condicionan a algunos de sus compañeros más jóvenes, aunque después no se cumplan la mitad de sus vaticinios para regocijo y choteo de todos. Que esa es otra. En fin, que gana el concurso y gana la hermana que se queda. Al fin y al cabo me imagino que las dos se han planteado este reto como una especie de sociedad fraternal - Omaitas S.A., dicho con cariño - de gastos y ganancias compartidas, y lo más importante es que al menos una llegue lo más lejos posible, mientras que la otra cubre el frente familiar en la retaguardia, claro, y lo que ganen para las dos.

   A nivel personal, desde el punto de vista de la convivencia, entre Shaima y Maika me quedo siempre con la hermana cordobesa; fundamentalmente porque sé a qué atenerme con ella y en qué terreno me muevo. Es decir, entiendo a Maika y entiendo su concurso. Ella entró ahí por una cuestión de supervivencia real, algo que quedó patente en la respuesta de una de sus primas cuando Mercedes en el plató les preguntó qué opinaban de su expulsión: "Un sueldo que pierde", contestó. No dudo que otros estén también por cuestiones de supervivencia, pero es de otro tipo: supervivencia emocional, y en el caso de Shaima la supervivencia de su identidad. La verdadera identidad que debe encontrar para sobrevivir con ella y en contra del mundo que le ha tocado.   

    Volviendo a Maika, quedan claros sus objetivos y los del programa. Las hermanas forman parte de la cuota y el guiño que la dirección de GH quería lanzar a una parte numerosa de la audiencia con los mismos problemas a causa de la crisis, pero pasados los primeros momentos de la lógica identificación de muchos telespectadores con su historia el devenir del concurso lo mediatiza todo, y lo mismo que con los legionarios cuando juran la bandera, la vida anterior ya no importa, fuese la que fuese, y lo que se haga a partir de ese momento es lo que cuenta.  Ellas, con cargas familiares a sus espaldas, entraron con la idea clara de cuál era su misión en Guadalix, por eso Maika vivió la cosa con cierta distancia a pesar de que su carácter, más fuerte que el de Loli, le haya jugado una mala pasada. De cualquier manera su recorrido en el concurso era corto, y ella lo sabe porque conoce perfectamente los mecanismos de GH. No sé si lo que dijo su tío durante la gala - "Ella ha hecho lo que sale del alma" - la retrata bien pero a su manera ha sido directa, y sincera, como ha reconocido. También asumió que no ha sabido jugar, aunque yo creo que en realidad más que de saber o no, de lo que se trata es de poder o no poder. Y ella no ha podido. Aunque al final se reconcilió con Shaima, muchos espectadores se quedan con la idea de que ella es demasiado visceral, brusca e intransigente pero entiendo perfectamente que a partir de determinada edad, cuando la vida te ha pisado y vapuleado lo suficiente, uno no está para aguantar caprichos de niña consentida y malintencionada, con velo o sin él, intentando buscarte las vueltas.  Sólo faltaría.

   El trato amable y de guante blanco que le dio Mercedes durante la gala, sin intención de ahondar en su convivencia - ni siquiera se trató a fondo su enfrentamiento con Shami - se convirtió en una cuestión de mero trámite, porque lo importante para el concurso estaba dentro de la casa alrededor de Omar y compañía. Todo lo demás era secundario, un simple decorado para acompañar la trama principal.   La gala como no podía ser de otra manera siguió el guión previsto, centrándose en el triángulo amoroso de la semana y todas sus circunstancias; y por supuesto el interés y el morbo estaba en asistir a unas nominaciones cantadas con la única duda de saber con cuantos puntos acabarían el trío de Omar y la pareja de enemigas irreconciliables en que se han convertido Paula y Lucia condenadas a entenderse como pareja en el confesionario.  Y la guinda final era resolver la pregunta que se hacía todo el mundo dentro y fuera de la casa: Si llegarían  a un acuerdo sobre cuál de las dos se expondría a la expulsión.  Al final se expuso una hiper excitada Lucía, que no podía contener su satisfacción después de que la Milá interviniese, como un bombero echando gasolina al fuego, para censurar a Paula las razones que adujo para no exponerse a la expulsión. La presentadora saltó al cuello a la hawaiana al considerar ésta, con bastante razón por cierto, que tenía más derechos que Lucía, por entrar desde el primer día en el concurso y superar un casting riguroso, mientras ella, por el contrario, entró simplemente por ser la ex de Omar.
    En el plató todo giró alrededor del tema de la semana con especial atención al enfrentamiento entre Lucía y Paula, una contienda repleta de gestos y miradas de desprecio o asco, con puyas continuas a todas horas y todo el mundo esperando, con delectación, cuanto tiempo se aguantarían las mutuas provocaciones sin agarrarse de los pelos en una pelea de gatas. La tensión entre las dos en el confesionario se cortaba con un cuchillo y las caras que ponía cada una de ellas mientras la otra hablaba eran para enmarcar.  Al final la noche acabó con el resultado esperado, con los novios nominados y expuestos a la expulsión, y de convidado de piedra el primo Jonathan, otro que tal baila, que tenía cara de preguntarse quién coño le había dado vela en ese entierro, alucinando con el brote de Lucía que saltaba por la sala, exaltada y enardecida, piropeando a la Milá a grito pelado mientras Omar sonreía autosuficiente y sobrado observando orgulloso a su "piba".
  Llevo toda la semana pensando, al observar la transformación de Lucía tras recuperar a su novio, al comprobar su determinación en el error, sus gestos de chulería, sus frases lapidarias y sus conversaciones con Omar que estaba equivocado con ella; y he llegado a la conclusión de que en el fondo los dos son iguales, tal para cual. Dos almas gemelas. Por eso tienen esa dependencia tan nociva el uno del otro, con sucesivas separaciones y reconciliaciones. En la casa se retroalimentan de manera suicida y ella, sobre todo, aunque me sigue fascinando como concursante, me tiene desconcertado por su forma de dilapidar tan rápido todo el crédito que se ganó cuando entró y el futuro prometedor que se le presuponía. No me llega la explicación de que es una mujer enamorada. Una situación que no me acaba de encajar y más cuando compruebo la perplejidad de su guapísima hermana en el plató pasando verdaderos apuros para encontrar argumentos creíbles para explicar lo que ha pasado con Lucía. Durante la gala, para contestar a una chica del público que vociferaba en contra de su hermana sólo acertó a responderle, furiosa, si ella nunca se había bajado las bragas hasta las rodillas estando enamorada. Genio y figura.

  Con el foco puesto en la trama principal de la semana, casi nos vemos obligados a pasar de puntillas por otros temas que considero importantes o que al menos me interesan. El principal es la decepción que me supone comprobar como Jonathan trata el tema de su relación con Yoli, sobre todo el error garrafal de comentarlo con la persona menos indicada: Vitín. Un tipo resentido y despechado que aprovecha la cobardía del primo para dejar a la prima a la altura del betún. Como la zorra aquélla de la fábula que al no conseguir las uvas en lo alto de una parra, fuera de su alcance, se da la vuelta con desprecio diciendo que las uvas están verdes, Vitín hace lo mismo respecto a Yoli, e incapaz de asumir el rechazo de la prima rubia cada vez que tiene ocasión la pone en evidencia. Esta semana lo hizo de forma miserable, y aprovechando la torpeza del primo pequeño que se quejaba ante él de que Yoli no se va de su cama, procuró desacreditarla resaltando con malicia intencionada comentarios que ella había hecho en una de sus divertidas conversaciones sobre la relación de confianza con sus amigos, y todo para conseguir que el primo la rechacé de forma definitiva consumando la venganza de un despechado de libro: "Si no es para mí que no sea para nadie".  En fin, cruz y raya.

Forastero marulo

2 comentarios:

  1. hola marulo :)) me encanta la cantidad de cosas que cuentas sin perderte, da gusto leerte

    la mayca tiene para mí la medalla a la concursante más de verdazzz de todos los ghs, habrá más, pero la idea de esas dos hermanas presentándose al casting porque estaban en paro y querían al menos, si no las cogían, trabajo, curriculum en mano, por eso ella y su hermana estaban trabajando más que nadie, cobrando su sueldo a final de semana y mayca parece más seria y con los pies más en la tierra (de hecho, esa sociedad anónima que has creado tan simpáticamente correr peligro como tenga la loli adivina que delimitarla jajaja

    lo que más me sorprendió de la entrevista es cómo alucinaba con la forma de concursar de los demás, no recuerdo ahora con qué concursante se quedó boquiabierta

    acrata ya comentó lo de la actuación tan miserable del vitín hablando de yoli, pero no lo he visto, dónde lo habéis visto, en la gala, en un resumen, me podrías decir, porfa.. me gustaría verlo

    la hermana de lucía cuando la vi por primera vez me pareció la mujer más guapa que había visto nunca, es muy joven y tiene una belleza espectacular, pero su "condición de choni" o como mejor la defina viene marcada como la de la hermana y no debe ser contagio de omar, contesta con tal altivez y se la ve tan despreciativa que marca su cara un gesto que ya no la deja ser tan bella como aquella primera impresión

    ante dos igualados, está claro que sale el que quieren, marulo, no hace falta muchas conspiraciones, forma parte de su trabajo, tirar de teléfono lo que puedan

    de la gala lo que más me llamó la atención fue como la rabia contenida de merceditas, había algo con lo que no estaba en absoluto de acuerdo pero con lo que tendría que apechuchar, no la viste a la defensiva y cabreá?? yo creo que le pueden mucho los defensores de los concursantes, parecen monigoticos sentados que no quieren decir nada

    la defensora de paula se salva, es un chica sensata y con mucha educación de contesta con el argumento perfecto para defender a la paulita, que me encanta, no me preguntes por qué, no me lo creo ni yo

    ta la próxima marulo:))

    ResponderEliminar
  2. más de verdad no por lo que pueda parecer aquí marulo, sino porque ha sido su lema, su rosario y su credo cada vez que iba a decir algo o discutir con alguien, que ella era muy de verdazzz, ahora nos queda la loli adivina, estoy deseando verla el chip cambiado que le ha tratado de inculcar su hermana, habrá pensado mucho y como todavía del jueves al domingo nos tienen abandonados en la tele, estoy deseando verla con-cur-sar que pa eso le dijo su hermana de la de verdaz que se olvidara de lo que habían hecho hasta entonces

    ResponderEliminar