1.- Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada (Edmund Burke)

2.- Hay un límite a partir del cual la tolerancia deja de ser virtud (Edmund Burke)

3.- Es más fácil vivir con el odio que perdonar (Montse, GH 17)

lunes, 9 de abril de 2012

GOLDFINGER

Después de estos días de Semana Santa venía con la intención de hablar de Noemí y sus mentiras, de sus fascinantes puestas en escena como el increíble baile que se marcó en la madrugada del martes delante de Pepe; o de las consecuencias de la cena con sus tres mosqueteros que solicitó a la boca de los deseos y todo lo que pasó después con la propuesta del súper para que decidiese ver sola o con sus compañeros un vídeo de Fael, el concursante brasileño con el que se acostó en su visita al BB de Brasil, y que por cierto ganó por goleada el concurso.  Quería hablar de lo que me interesaba, de esa deriva insensata de la canaria que afecta directamente a Aless cada vez más escamado al constatar poco a poco los embustes y los enredos de Noemí ocultándole de forma premeditada información fundamental para su relación. Un despróposito que acabó por desesperar al italianini pero que tiene enganchada a una audiencia que disfruta esperando con fruición malsana el momento en que se estrelle contra las rocas de su verdad mientras avanza sin freno en esa ola gigantesca de falsedades y autoengaño en la que se ha convertido su concurso.

En realidad quería hablar de la actitud poco comprometida de Pepe y desentrañar el significado simbólico de esa danza desquiciada que Noemí ejecutó como una mantis religiosa dorada alrededor del bailaor mientras él la observaba hierático desde el centro de la pista sin inmutarse, en esa postura de cuadro costumbrista que tan bien interpreta y define su paso, frío y distante, por el programa. Dos actitudes, dos mundos, dos concursos frente a frente sosteniéndose la mirada durante varios minutos en una especie de enfrentamiento ritual entre dos formas de ser y entender la vida en Guadalix.  Dos pesos pesados en busca del maletín final y que ninguno me gusta. Como una premonición, tanto brillo y descaro de la canaria me recordó el final trágico del personaje que interpretaba  la chica de oro de Goldfinger, la antigua peli aquella de James Bond.
Lo cierto es que además, entre otras cosas, querría hablar también de Marta, de Hugo y María, del sobreactuado y presuntuoso de Dani, pero dentro de pocas horas tendremos gala, la actualidad manda y toca lo que toca.

A estas alturas de la película no pienso rasgarme las vestiduras por las consecuencias nefastas de la entrada del intruso en Guadalix. Sí, un concursante totalmente fuera de lugar lo mismo que el “pasajero intruso” que se coló oculto en las entrañas de aquel tripulante de la nave Nostromo en la mítica película de ciencia ficción "Alien, el octavo pasajero", y que después destrozaba el cuerpo y la vida de la persona que “vampirizaba” y parasitaba convirtiéndose en un mito del cine y un icono cultural.   En su momento, cuando Sergio entró en la casa gracias al cinismo del programa y al entusiasmo colaboracionista y cómplice de una parte significativa de la audiencia, critiqué y lamenté amargamente semejante decisión en este blog augurando el lastre que supondría para Pipi y para la libertad de su concurso. Era evidente, por el disgusto que ella manifestó en cuanto se dio cuenta de que su novio venía para quedarse, que la situación acabaría como el rosario de la aurora con uno o varios perjudicados, con daños emocionales difíciles de reparar desde el punto de vista personal y sentimental y no sólo respecto al programa en sí.  Heridas y cicatrices que tendrían además efectos nocivos en el entorno familiar de la pareja.

Tenía claro que a Sindi, ante el egoísmo de Sergio y la jugarreta del programa (como lo dejé escrito aquí), sólo le quedaban dos alternativas: presentar un órdago a GH y amenazar con irse por la puerta, y luego ya veríamos, o mandar a dónde ya sabemos a su novio por entrar sin su permiso a hundirla como concursante y rompiendo el pacto previo que supongo habrían hecho antes de entrar.  Mencionaba también que la nueva situación suponía la imposición de cadenas injustas para ella y una ventaja evidente para otros concursantes si la cosa salía mal, como Pepe por ejemplo.  Ahora, cuando la presencia de Sergio ha distorsionado la vida en la casa, especialmente la de su novia y su concurso, y probablemente también la suya, de nada me vale que Mercedes se haga cruces  clamando al cielo a la vista de las secuelas y los efectos de una decisión tan desafortunada de GH y que algunos habíamos vaticinado sumamente decepcionados e indignados, mientras ella, aquella noche en que entró el novio en la casa, se lavaba las manos como Pilatos recordándonos que la culpa fue nuestra, de la santa audiencia, por votar lo que votamos.
No merece la pena hurgar en la herida porque todo lo que tenía que decir ya lo dije en su momento y escrito queda en el blog, cuando incluso me planteaba dejar de comentar el programa ante este enésimo y frustrante desengaño. Tampoco pienso entrar en los pormenores de la conducta de Sergio y su actitud hacia Pipi. Creo que es evidente como está la situación y ya otros lo han explicado de forma clara y meridiana. Aquí mismo, en la entrada anterior, por si no son suficientes la imágenes, tenemos unas excelentes transcripciones realizadas por Sherezade que ilustran con creces la situación, así que cada uno juzgue los hechos como estime conveniente. Hoy no pienso calificar la conducta de nadie ni ejercer de fiscal, solamente pido lo mismo que pedía el fatídico día que Sergio entró en la casa: que salga expulsado esta noche con los votos de la audiencia y que Mercedes se las componga como le venga en gana que para eso es la presentadora.  Estoy expectante por ver lo que nos cuenta.

Decía que otros ha contado la situación perfectamente, sin ir más lejos y contando de antemano con el permiso de Sherezade me quedo con la frase final del magnífico comentario que dejó esta madrugada en la entrada anterior (Sherezade, 9 de abril de 2012, 00:24) : ¡VUELA, PIPI, VUELA!


Forastero Marulo

4 comentarios:

  1. X
    Marulo mañana te contesto con más tiempo pero te adelanto que tienes razón en casi todo, estamos pagando las consecuencias de lo que la organización ha decidido y nosotros impotentes estamos presenciando:
    de aquellos barros estos lodos
    Y si, Ojala a partir de esta noche Pipi pueda volar sola y no solamente dentro del concurso, ojala :-)

    ResponderEliminar
  2. Hola a todos
    Consiguieron su premisa: Gran Hermano sube un 19´6% y el Numero uno baja a un 18´1%
    Esperaba esta con gala con especial interés, no solamente por la deseada expulsión de Sergio sino para escuchar muy atentamente las palabras con las que MM definía trataba y comentaba la relación entre Sergio y Sindia. En cuanto disponga de tiempo trataré de trascribir los momentos que considero más interesantes de la gala.
    Teníamos un par de datos para evaluar el termómetro con el que la organización del programa medía la situación entre Pipi y Sergio, uno la NO expulsión de este concursante y otro la NO implicación de la presentadora enviándonos al blog de la guionista en el cual esta hace un estremecedor relato sobre su experiencia como mujer NO bien tratada.
    Pese a esos datos, estaba convencida de que Sergio seria llamado por su nombre y no me refiero a Sergio Muro, si no al nombre que recibe el trato que ha dispensado a su novia durante su paso por la casa. MM apareció con un tanga rojo a modo de pulsera, ese tanga rojo que reclamaba la red como apoyo a Sindia y a todas las mujeres en su situación. Reconozco que la puesta en escena prometía, pero los acontecimientos me demostraron una vez más que era eso, una puesta en escena necesaria dado el clamor popular.
    Me sorprendió para bien la madre de Sindia la cual reclamaba desde el principio la salida de Sergio no estando en absoluto de acuerdo con el trato dado a su hija el cual afirmó desconocer, la otra cara de la moneda era la madre de Sergio, con sonrisa hierática negando la mayor como buena loba intentando echar parte de la culpa a Sindia asegurando que en la calle no se entendía el comportamiento de su hijo de la misma manera que lo enfocaba el programa.
    ¿y que decir de las palabras y actitud de los ex-concursantes?... Páter-Ochoa-Vero-Azucena, apoyando el comportamiento de Sergio… ¿No ha sido Sindia con ellos buena compañera y a Sergio se lo encontraron en la calle como diría aquel?...respuesta: Sergio(versus)Pepe, no hay más tela que cortar.
    Sergio se mantuvo durante toda la entrevista seguro de si mismo, cínico y hasta provocador, despreció a la madre de Sindia teniendo que ser llamado al orden, no fue la oveja en el altar dispuesta al sacrificio que esperaba MM para callar bocas y demostrarnos que estaba recibiendo la entrevista que se merecía, no.
    No me siento en ningún modo satisfecha de la manera que por enésima vez ha tratado el programa de lavarse las manos y máxime cuando hasta ultima nos hicieron creer que la expulsión de Sergio no estaba clara debido a su pugna con otro concursante, el resultado final fue según nos contaron de un 48´9% frente a un 46´9%.
    Continua…
    10 de Abril del 2012 10:10

    ResponderEliminar
  3. MM supongo que en su fuero interno hubiese efectuado una entrevista más contundente a Sergio llamando a las cosas por su nombre pero ateniéndose a unos jefes que solamente buscan el beneficio económico obtenido de este espectáculo en ocasiones esperpéntico en el que han convertido a GH ha efectuado el papel de “Perro ladrador poco mordedor”. Hoy puedo decir gracias a la libertad e independencia que me ofrece “crónicas Marulas” que MM se ha vendido por un plato de lentejas, que me ha defraudado como mujer y como comunicadora, siendo una servil asalariada de Zeppelín.
    No quiero desaprovechar la ocasión para felicitar a Balzac por tener el coraje de llamar a las cosas por su nombre tratando el tema con la delicadeza a la que nos tiene acostumbrados.
    Sergio Muro tenía que haber sido expulsado disciplinariamente, la productora no lo ha decidido así puesto que pretenden patéticamente continuar con el GH de las buenas maneras. No convenía de cara a la galería que el ojo acusador de los detractores del formato se posase sobre ellos y muchos menos por un tema tan candente y doloroso en nuestra sociedad. GH se ha lavado las manos expulsando a un concursante ( por los votos de la audiencia, dicen) no teniendo el coraje de poner nombre a dicho comportamiento, cuando este comportamiento ha sido la base de la entrevista efectuada por MM . NO, Sergio no está fuera del programa ( al que nunca debió entrar) por un Tanga Rojo, Sergio está en la calle porque su comportamiento hiere las retinas y los oídos de muchas personas las cuales SI han puesto nombre a la realidad de Sindia y Sergio clamando por su expulsión.
    0 para MM
    0 para la productora
    0 para Sergio
    Pipi vuela desde anoche sola en la casa , algo positivo al menos después de tanto desaguisado.
    1o de Abril del 2012 10:11

    ResponderEliminar
  4. Buenos días

    Me siento totalmente frustrada e indignada por la forma como encaró el programa la salida de Sergio; esa doble moral que advierto una y otra vez por parte de quienes organizan y desorganizan me tiene asqueada del todo.

    Que debía salir quien con sus actos reflejaba un comportamiento y forma de ser del todo intolerable era totalmente claro, para nosotros público y para ellos programa, pero sin embargo no podían dejar pasar la ocasión de "beneficiarse" con y de ese desaguisado que ellos mismos provocaron desde el día que optaron por direccionar una vez más el devenir de la casa.
    Que cuando metieron a Sergio en la casa su pretensión, la de ellos programa, era la de montar un final feliz para la pareja (con campanas al vuelo) lo tengo meridianamente claro, eso sí, tras unos desencuentros y encuentros previos, que para eso habían optado por aderezar el programa con "amor" y ya se sabe, en el amor no todo son sonrisas... ( y eso llevado al concurso se traduce en índice de audiencia); pero Sergio resultó no ser quien aparentaba y habían de cambiar el guión... al tiempo se hacían eco de la indignación por una gran mayoría de público se quitaban del medio a una rana (o era sapo?) con pretensiones de príncipe.
    Nada extraño en su comportamiento por otra parte, cosa ya de todos los años pasados con su donde dije digo digo diego... pero me asquea en casos como este, en el que se va más allá de mero favoritismo por un concursante determinado...

    Durante el fin de semana fue cuando ya Sergio dejó claro su forma de ser (eso sino lo habia hecho ya con su entrar en la casa) repito recriminable e intolerable, y sin embargo no fue hasta ayer, que echando mano de todo su poder e influencia (yo le llamo direccionar al personal votante) lo sacaron de la casa.

    Milá carga contra él y arremete con unos exconcursantes pero ¿se alivia ella?, ¿cómo era eso???, miro la paja ajena pero desvío la mirada de mi propia viga?. ¿Así se descarga conciencia???

    NO, no hablábamos de estrategias sra Milá, hablábámos de un comportamiento que hoy en día es inadmisible, y si bien, los exconcursantes no estuvieron finos, o debería decir comprometidos???, menos lo estuvo usted quien admitiendo le dieron ganas de ir a la casa el sábado finalmente no lo hizo aduciendo que no era nadie, nadie Mila?, entonces por qué apunta con el dedo para desviar miradas "acusadoras"??; sin embargo admitió que el programa, haciendo gala de una doble moral, dejara los teléfonos abiertos hasta conseguir que finalmente Sergio abandonara la casa... y sin despeinarse, oiga usted!

    Me pegunto si los programas tiene doble moral o son quienes se ponen al frente de los mismos... usted ya no lo hace, Milá, y sin embargo adoctrina sin el menor pudor.

    Supongo que queda plasmado mi malestar con Milá, y sí, desde hace años no puedo con ella y es que me repatea sea tan poco autocrítica y no tenga la menor condescendencia con todo aquel no comulgue con sus ideas.

    Se debe al programa, sí, pero entonces no nos vendas cosa distinta... Y esto no quita para manifestar mi malestar por el comportamiento de los exconcursantes con sus intervenciones y aplausos, poniendo en primer lugar a las dos ex que mas me gustan, Ocho y Vero, que como tal y como dice en la entrada anterior (no sé si acrata) no estuvo nada fina Ocho, más aún, me chirrió totalmente... y es que lo cortés no quita lo valiente.

    Lo que más quiero es que podamos ya comentar la casa, sin estos "imprevistos" que me alejan de lo que más me gusta... te aliento Marulo a ello

    ResponderEliminar